Opinión

Cobras, primero en irse con el cociente

FINTA Y...¡GOL!

Por  Sergio Mariscal

El descenso se comenzó a implementar en el futbol profesional mexicano desde la temporada 1950-51, pero de aquel tiempo a la fecha se han venido dando modificaciones.

Por ejemplo, el primer equipo descendido de manera directa por sumar la menor de cantidad de puntos al término del calendario regular, fue el de San Sebastián, dirigido por Marco Aurelio, que solo pudo cosechar 11 de 44 puntos disputados.

Para la temporada 1968-69, la rama de la Primera División realizó la primera innovación al descenso, ya que en lugar de irse directo a la Segunda División, se optó por jugarse una liguilla de promoción entre equipos de las dos categorías.

El equipo de Nuevo León fue el que tuvo la mala fortuna de ser el primer descendido bajo este nuevo formato, al ser superado en la serie por el Oro.

Ya para la temporada del 90-91 se vino el segundo movimiento, que se mantiene a la fecha, basado en el cociente de los equipos que se saca de los juegos disputados en los dos torneos y los puntos que suman.

Cobras de Ciudad Juárez fue el que tuvo que irse a la liga de primera A bajo ese nuevo esquema, con un raquítico porcentaje de 0.6842.

Pero otro detalle interesante que nos arrojaron las estadísticas es que los equipos de Cobras, Pachuca, Necaxa y Dorados son los cuatro que han bajado en par de ocasiones por su pésimo porcentual.

Los Tuzos vivieron esa pesadilla en las temporadas 92-93 y 96-97.

Gallos Blancos de Querétaro descendieron en la edición 1993-94 y 2006-07, y los Dorados de Sinaloa cayeron en el 2005-06 y en el 2015-16.

VALORES. En nuestras ya rutinarias caminatas matutinas nos encontramos con una manta de una escuela de futbol infantil, en la que invitaban a los padres de familia a que inscribieran a sus hijos. En dicha manta destacaban que aparte de la práctica de este deporte, les van a inculcar una serie de diversos valores a los niños.

Eso es algo nos pareció muy bueno, pero creemos que esas indicaciones de su convocatoria también deberían ir dirigidas a los padres de familia, porque a lo largo de nuestro andar por las canchas de futbol de Culiacán, hemos sido testigo de las barbaridades que provocan los adultos cuando acuden a los encuentros para apoyar a sus vástagos.

No fueron pocas las veces en las que vimos liados a golpes a padres o jalándose de los cabellos como unas fieras a las madres.

Mientras que en el terreno de juego, sus pequeños, con la inocencia que los caracteriza, únicamente trataban de divertirse.

Debo aclarar que ya tengo un rato sin ir a ver un partido de las categorías infantiles y si los padres ya dejaron de dar este tipo de nada agradables desfiguros, qué bueno. Y si no, le insistimos a los que promueven las escuelas de futbol infantil que incluyan a los padres con una clase de buena conducta, porque seguramente quienes van a ser los más beneficiados serán sus propios hijos.

REFLEXIÓN: Ante la adversidad en estos tiempos difíciles, la paciencia es amarga, pero su resultado es dulce.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo