Opinión

Muy buenas inversiones con los clubes norteños

FINTA Y...¡GOL!

Por  Sergio Mariscal

Los siete títulos de ligas que han cosechado los clubes de Monterrey y Tigres en los últimos 10 años en el torneo mexicano de la Primera División es la prueba más clara de lo bien que han trabajado sus respectivas directivas y del gran apoyo financiero aportado por los inversionistas.

Pero todavía no queda muy claro para los analistas y la afición en general si ya se les debe considerar entre los grandes clubes de nuestro país.

Tampoco queda la menor duda que a nivel regional son un boom para los seguidores de ambos cuadros y más cuando les toca disputar el clásico norteño que paraliza la ciudad de Monterrey; sin embargo, cuando salen a otros estadios de la República o bien al extranjero, su imán de taquilla es el mismo, nada comparable con lo que sucede con el América y Guadalajara que son un fenómeno de atracción en el lugar que se paren.

La grandeza adquirida por los dos clubes más populares del torneo azteca se vino cimentando a través de muchos años de militancia en el circuito, muy diferente a ese repunte mostrado en los últimos años por Tigres y Monterrey, que encontraron el respaldo económico para conformar verdaderos trabucos con la contratación de extranjeros de primer nivel.

Incluso, los propios directivos de ambos clubes muestran cierta inconformidad con los medios de comunicación porque consideran que sus equipos no reciben los mismos calificativos como los del América, Guadalajara, Pumas y Cruz Azul, considerados los cuatro grandes del futbol mexicano.

Pero de que Tigres y Monterrey cuentan con una gran afición, un excelente manejo administrativo, económico y deportivo y una superinfraestructura con sus instalaciones, de eso ni duda queda, y quizá el tiempo o manteniendo esa cadena de éxitos en un futuro cercano se podrán ganar a pulso el calificativo de equipo grande de México.

Orgulloso. El popular promotor y entrenador de categorías infantiles, Germán “Man” Rojas Rubio, anda más contento que un cholo con grabadora en la Peni, debido a que su nieto, Alejo Bátiz Rojas, sigue cosechando grandes éxitos, curiosamente no en el futbol sino en el atletismo. Alejo acaba de ganar la medalla de bronce en la modalidad del salto de longitud de la Olimpiada Nacional que se celebró en la ciudad de Chihuahua, en la categoría sub-16.

Ya son toda una realidad las cualidades de Alejo, prueba de ello es que ganó la medalla de oro en la eliminatoria Estatal y luego en el Regional realizado en Tijuana se apuntó la de plata, para rubricar su buen momento deportivo con esta presea de bronce en el Nacional. 

ue sigan los éxitos para el nieto del gran Man Rojas, quien se perfila para entrar en el selecto grupo de deportistas con derecho a recibir su beca por la medalla ganada en el Nacional tanto por parte del Instituto Sinaloense del Deporte como del Imdec. Y un fuerte abrazo para Alejo, por poner en alto a Sinaloa.