Opinión

Tigres-Rayados, duelo final de altísima calidad

FINTA Y...¡GOL!

Por  Sergio Mariscal

Sería porque se trata del clásico norteño y dentro de una final de la Concacaf o bien por la marcada rivalidad deportiva que siempre ha existido entre los Tigres del Universitario de Nuevo León y Rayados de Monterrey, pero lo cierto es de que el juego de ida de la serie final  resultó de un altísimo nivel de calidad individual, táctica y colectiva.

El primer round le favoreció a los Rayados con el mínimo marcador de 1-0 y en calidad de visitante, pero de ninguna manera se puede decir que el Monterrey asegurará el título en su casa la próxima semana, porque Tigres también cuenta con las armas necesarias para resolver a su favor la contienda.

Esto quiere decir que el juego definitivo que se disputará la próxima semana, podría resultar del mismo pelo o bien mucho mejor, porque ahí a como dé lugar deberá definirse el campeón y al representante de México en el próximo mundial de clubes.

Imagínese usted como aficionado al futbol, si los encuentros de la Primera División de nuestro país se jugaran al nivel que se les vio a Tigres y Monterrey la noche del martes pasado, el espectáculo sería sensacional y no a como nos tienen acostumbrados, en la mayoría de las jornadas, con juegos aburridos de pocas emociones y, sobre todo, de baja calidad.

Es decir, no tiene que tratarse de una final de la Concacaf y menos de un encuentro regionalista que paraliza por completo a la ciudad de Monterrey, para que se puedan dar encuentros de tan buen nivel como este, sino que así debería ser en general en el torneo mexicano.

Del ambiente y el esplendoroso marco que se vivió en el estadio de los Tigres eso es otro de los detalles que engalana el clásico norteño y que ratifica que ambos clubes de ese lugar cuentan con la mejor afición del país; sin embargo, todavía les falta mucho por alcanzar la popularidad que tienen, a grandes alturas, cuadros como el Guadalajara y América.

Ya no. Es el grito de resignación que pegaron  los jugadores del equipo Morrines que milita en la Liga de la Careada de los Jueves, ya que por cuarta ocasión consecutiva deberán enfrentarse al reciente campeón, Congeladora Daysa-Carlos Martínez. El doloroso viacrucis para el once comandado por la dupla Juan Rivera-Ernesto Romero inició en el pasado torneo y en la última jornada del rol, Daysa le recetó una cueriza de 4-0. Luego se volvieron a ver las caras en la serie de los cuartos de final y los marisqueros de nueva cuenta se dieron un festín en los dos cotejos para ganarla con global de 9-0.  Y resulta que en el sorteo para la primera fecha del torneo clausura que iniciará el día 9 de mayo volvió a tocarle el campeón. 

A la baja. Si la marcada disminución de equipos en la Liga de Primera Fuerza libre nos causó preocupación, mas no caló la misma situación que se vive en la actualidad en la categoría de Segunda Fuerza, que de 24 cuadros se bajó a 12. Algo, y serio, está pasando ahí.