Selecciona tu región
Opinión

Ayudar a los pobres

JAQUE MATE

Por Sergio Sarmiento

-
audima

"Se atiende a todos, se respeta a todos, pero se le[s] da preferencia a los pobres: por el bien de todos, primero los pobres". Andrés Manuel López Obrador

En su discurso del 1 de diciembre el presidente López Obrador declaró: "Ser de izquierda es anclarnos en nuestros ideales y principios, no desdibujarnos, no zigzaguear". Es una posición moral, pero también política: "Si somos auténticos, si hablamos con la verdad y nos pronunciamos por los pobres y por la justicia, mantendremos identidad". 

Coincido con él: la pobreza es el peor lastre de nuestro país. Las políticas públicas deberían concentrarse en combatir la pobreza, pero las medidas de su gobierno no están teniendo éxito. La pobreza y la pobreza extrema están aumentando en vez de disminuir. La pandemia no es la única responsable; las malas políticas públicas están profundizando la pobreza. 

Las cifras son incuestionables. Si solamente se mide el ingreso en dinero, la población en pobreza general pasó de 49.9 por ciento en 2018 a 52.8 por ciento en 2020. La pobreza extrema por ingresos aumentó de 14.0 a 17.2 por ciento. Si se consideran los programas sociales, y no solo el ingreso, la pobreza aumentó de cualquier manera de 41.9 a 43.9 y la miseria de 7.0 a 8.5 por ciento. Como la población ha aumentado, el alza es mayor en personas. Los mexicanos en pobreza pasaron de 51.9 millones en 2018 a 55.7 millones en 2020. Los que viven en pobreza extrema subieron de 8.7 a 10.8 millones. Todas las cifras son del Coneval. 

El fracaso de los programas para combatir la pobreza queda de manifiesto en el aumento de las carencias sociales. La más alarmante de todas es la falta de acceso a los servicios de salud. Mientras que 16.2 por ciento de la población no tenía acceso a estos servicios en 2018, la cifra se disparó a 28.2 por ciento en 2020. Es un desplome monumental, inaudito en un tiempo tan corto, consecuencia de la cancelación del Seguro Popular y de la incapacidad del Insabi para reemplazarlo. 

Entiendo que 2020 es el año de inicio de la pandemia, pero esta no es responsable de todo el aumento de la pobreza. A pesar del lema de "Primero los pobres", los apoyos del gobierno a los más necesitados están cayendo. El presidente afirma que su gobierno entrega recursos a siete de cada 10 hogares, pero en la Encuesta Nacional de Ingreso Gasto de los Hogares solo 29.7 por ciento reporta recibirlos. Si en 2016 el 67 por ciento de los hogares en pobreza extrema declaraba que recibía cuando menos un programa social, en 2020 la cifra bajó a 43 por ciento. Según Máximo Ernesto Jaramillo-Molina, académico y activista social, la población "no pobre" que se beneficia de programas sociales subió de 20 por ciento en 2018 a 27 por ciento en 2020, pero la que vive en pobreza extrema sufrió una baja de 64 a 34 por ciento. 

El presidente López Obrador dedica menos recursos a ayudar a los más pobres que los gobiernos anteriores, pero ha convencido a la población que hace exactamente lo contrario. Parametría, la encuestadora de Francisco Abundis, señalaba en julio que 42 por ciento de los encuestados afirma que el gobierno de AMLO está haciendo un buen trabajo en el combate a la pobreza mientras que 17 por ciento dice que su desempeño es muy bueno.

Este 59 por ciento de aprobación es sorprendente si consideramos que tanto la pobreza como la pobreza extrema están en aumento y que las ayudas llegan cada vez menos a los más pobres. 

Queda claro que en política es más importante comunicar que hacer. y que el presidente es un magnífico comunicador. 

SIN INVERSIÓN

AMLO presumió en su informe que canceló las inversiones en el NAIM y la cervecera de Mexicali, que no permite el fracking ni el cultivo de transgénicos, que no ha aprobado una sola mina nueva. Es una verdadera andanada contra la inversión. Pero sin inversión no hay crecimiento ni empleos que reduzcan la pobreza.

Síguenos en