Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Si estás enamorado, NO TE CASES

Me pareció excelente día el de San Valentín para compartirles a todos una bonita reflexión sobre el amor de pareja, para cuestionarlo, para reforzarlo, para dudar de él, o confiar plenamente. Dice lo siguiente: “Hablemos claro, si tienes pareja y estás muy enamorado, no te cases. Si crees que el destino los ha unido y que no hay nadie como él en este mundo, no te cases. Si cuando piensas en ella solo escuchas canciones de amor, si cada vez que lo ves sientes mariposas en el estómago o si cuando estas con ella el tiempo pasa volando, no te cases, NO.

No te cases, si no te cuesta madrugar para ir a verla, si no te importa recorrer 200 kms. Para ir a darle un beso, o si cuando suena el teléfono te tiemblan las piernas al ver su nombre, no te cases. Si cada segundo piensas en estar a solas con ella, si crees que nadie te va querer tanto como él, o incluso si sientes que es imposible quererle más, no te cases. Si estás enamorada, si solo estás enamorado NO TE CASES... todavía.

Hazlo cuando ya no quieras regalarle la luna, sino ir juntos por ella. Hazlo cuando te cueste hablar, reír o estar ahí, y aun así hables, rías y permanezcas a su lado; cuando lo extraordinario se convierta en rutina, pero empieces a hacer de la rutina algo extraordinario;  cuando comprendas que no es un trofeo que has ganado, sino un regalo que haz de cuidar. Cuando te sientas cómoda planeando a futuro, un futuro donde quepan los sueños de los dos; cuando entiendas que pedir perdón y perdonar es mucho más importante que tener razón.

Cuando aceptes su pasado sin juzgarle, veas su presente como un regalo y su futuro como una oportunidad de hacerlo feliz. Cuando sepas que pueden estar el uno sin el otro pero aun así quieras vivir unidos para siempre porque el amor es paciente, es humilde y comprensivo; es amable, respetuoso; no es egoísta, ni presumido, ni rencoroso. El amor no tiene límites, perdona sin límites, cree sin límites, espera sin límites, el amor no pasa jamás.