Opinión

Sicosis y hermetismo

GUASAVE
Avatar del

Por: Francisco Castro

La dimensión que parece tomar el problema del dengue en el municipio va más allá de una simple negativa de casos por parte de la Secretaría de Salud, tiene que ver desde luego con una estrategia que no sólo evite una revuelta social sino que además, y sobre todo esto último, permita ocultar la falta de acciones y decisiones contundentes ante una situación de emergencia como la que se vive desde hace al menos un par de meses en que el número de pacientes han saturado los diferentes hospitales y consultorios particulares.

El problema es más que números, asegura el jefe de la Delegación Sanitaria No. 1, Jesús Caudillo Ginés, al tiempo que reconoce ante el reportero una cifra de enfermos mucho mayor a la del año pasado, información que no revela nada pero que al complementarla con el adelanto de que este día pondrán en marcha un programa de acciones contra el dengue en Guasave, revela mucho.

La verdad es preocupante la magnitud que está tomando la incidencia del dengue, al grado de que al interior de la Secretaría de Salud hay personal que reconoce que los traen de cabeza y que la cifra de casos es mucho mayor a las cifras reales. Incluso son certeros al revelar que por cada caso confirmado se estiman al menos otros tres o cuatro que son rechazados, pero además en las localidades donde ya se tienen varios casos confirmados por laboratorio se evitan la molestia de tomar más muestras de sangre para enviarlas al laboratorio y optan por tratar al paciente como positivo, aunque estos casos no se reflejan en la estadística oficial.

Lo anterior y la respuesta que hoy pudiera dar el sector salud al problema del dengue hacen suponer, desde luego, que hay temor a que esto pudiera convertirse en una epidemia similar a la ocurrida en el 2003, año en que curiosamente la Secretaría de Salud guardó un similar hermetismo.