Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Siembra esperanzas

MAZATLÁN

El presidente Enrique Peña Nieto vino a Mazatlán a inaugurar simbólicamente la planta tratadora de aguas negras del Crestón y entregar el Barco de Investigación Pesquera y Oceanográfica, conocido como BIPO. Tanto la planta como el barco ya habían sido anunciados hace tiempo, incluso el barco había sido recientemente recibido en un pomposo evento por el titular del Instituto Nacional de Pesca. Por eso lo más esperado no era ni la inauguración de la planta ni del BIPO, sino ver qué podían concretar en la visita.

Qué se le podía pedir al presidente y qué era lo que este aceptaba conceder. Finalmente, el anuncio más importante fue el referente al impulso que prometió darle a la presa Santa María, para cuya construcción prometió una inversión de alrededor de 6 mil millones de pesos.

Con ello se pretende beneficiar la economía de los municipios del sur, en especial al sector agrícola de esa zona, cuyas características ambientales dan mucho para pensar en detonar las siembras, pero que por falta de agua suficiente se han mantenido frenadas.

Otro anuncio importante fue el referente a la construcción de la carretera Badiraguato – Parral, que beneficiará a miles de personas que viven por esa zona. Lo más importante para los mazatlecos tal vez sea la invitación que hizo para rescatar la imagen urbana de Mazatlán, para que el puerto "siga siendo la Perla del Pacífico". Y es que si algo necesita esta ciudad para tener más y mejor turismo es precisamente tener una mejor infraestructura urbana y turística, así como servicios de calidad.

Deben los gobiernos locales y empresarios tomarle la palabra al presidente e impulsar la transformación que la ciudad necesita. Anuncios de promesas son lo de menos, hasta nos hemos acostumbrado a escucharlos y ver cómo quedan en el olvido. Por eso el compromiso público de Peña Nieto por rescatar a Mazatlán debe ser un detonante para que se consoliden proyectos a favor de la ciudad. Es ahora o nunca.