Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Sigue el problema

NUESTRA OPINIÓN CULIACÁN

Los problemas en el servicio de transporte público urbano parecen no tener solución y más cuando se demuestra que no existe voluntad para resolverlos, ni de las autoridades estatales, y mucho menos de los concesionarios, quienes siguen engordando sus cuentas bancarias con las ganancias a costa de la mala atención a los usuarios y a los camioneros.

Normalmente en todos los casos el hilo se rompe por lo más delgado, y en esta ocasión no ha sido la excepción. Hablamos de los choferes de camiones urbanos, quienes siempre son satanizados por el mal servicio, ya que son los que dan la cara a los pasajeros y operan las unidades. Mucho se les critica por conducir a exceso de velocidad, no respetar semáforos ni señalamientos viales, ser groseros y tratar mal a los usuarios, pero pocas veces o nunca se habla del origen de estas acciones.

Con el fin de llegar al fondo de la problemática, reporteros de esta casa editora han realizado un intenso trabajo de campo para conocer de primera voz el sentir de los operadores del transporte. Son varios los problemas que tienen los camioneros, como la falta de prestaciones, buenos horarios, pero sobre todo los apretados horarios que tienen que cumplir, de lo contrario, se hacen acreedores de los temibles "truenos" y que para los reincidentes les significa la suspensión de tres días.

Algo que se ha dicho en repetidas ocasiones y que es urgente que Vialidad y Transportes tome cartas en el asunto, es el tema de los horarios de las rutas, debido a que estos fueron diseñados hace muchos años, cuando la ciudad era más chica y había menos vehículos. Y aunque las distancias sean las mismas entre parada y parada, el tiempo para recorrerla no lo es, y esto no ha sido tomado en cuenta.

Domingo Ramírez, director de Vialidad y Transportes, anunció con "bombo y platillo" la eliminación de los "truenos", pero en realidad no lo hizo, sólo cambio la modalidad y no pudo con los concesionarios, quienes controlan y son quienes mandan, de lo contrario, esto ya no seguiría siendo problema.