Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Sin aviadores...

NUESTRA OPINIÓN ESTATAL

Como gato boca arriba se defiende el líder del SNTE Sección 53, José Silvino Zavala Araujo, al negar rotundamente los señalamientos hechos recientemente en su visita a Sinaloa por Cladio X González, presidente de la Asociación Civil Mexicanos Primero, quien señaló la existencia de aviadores en el sistema educativo mexicano y que además este problema es un factor clave en el rezago en esta materia.

Desde luego que era obvia la respuesta del dirigente de una sección magisterial que en la entidad aglutina a un promedio de 17 mil trabajadores activos, la mayoría de ellos asignados a tareas de docencia, y otro tanto a labores de apoyo y asistencia, estos últimos entre quienes seguramente se encuentran los "comisionados" a no hacer nada, esos que para Silvino no existen y según él sí desquitan su sueldo, a pesar de que el trabajo no se nota en una mejora en las evaluaciones.

Y es que las estadísticas no mienten, pues los últimos resultados de la prueba enlace colocan a la entidad por debajo de la media nacional en evaluaciones de asignaturas como matemáticas y español, ambas claves para el entendimiento y el desempeño del ser humano durante toda su existencia.

Pero no conforme con negar la existencia de aviadores, quienes por supuesto oficialmente no existen, reta al presidente de la Asociación Civil Mexicanos Primero a que demuestre o cuando menos diga en dónde están esos que perciben un salario en la estructura educativa sin desquitarlo, algo que definitivamente no sería necesario, pues basta que como autoridad sindical y el encargado de vigilar que no se cometan atropellos en contra de sus propios agremiados, lo menos que debería hacer es investigar internamente esos señalamientos.

Bien sabido es que la mayoría del presupuesto asignado cada año a la educación, no sólo en Sinaloa, sino también en el país, se destina a sueldos y prestaciones del personal docente y de apoyo, incluidos los "comisionados", esos que entran y salen de las aulas a capricho de los dirigentes, y de quienes obtienen permisos especiales para ausentarse hasta por meses.

Pero más allá de los señalamientos, si a Zavala Araujo le preocupa elevar el nivel educativo en la entidad, debería empezar por ser autocrítico y empezar a trabajar al interior de su gremio para subsanar lo que sea necesario subsanar.