Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Sin orden, ni civilidad

NUESTRA OPINIÓN CULIACÁN

Ni los funcionarios, ni los trabajadores del gobierno municipal de Culiacán hacen caso a unos de los tres ejes rectores del Plan Municipal de Desarrollo que se llama Orden y Civilidad, y han quedado en evidencia luego de que una funcionaria de nivel jefatura de departamento fuera sorprendida cuando su camioneta asignada se encontraba estacionada en un espacio destinado para discapacitados en una tienda de autoservicio.

Se trata de Dalia Rentería, jefa del Departamento de Participación Comunitaria, quien afrontó la sanción impuesta por las autoridades municipales, pero aclaró que una de las dos fotografías que circularon en días pasados por redes sociales no se trata de su camioneta, ya que la unidad no tiene logotipos en la puerta, pero reconoce que en donde aparecen las placas de circulación sí se trata del vehículo asignado a su área, aunque dijo que en ese momento ella no la conducía, sino otros trabajadores del departamento.

Lo curioso es que desde hace un par de meses el gobierno de Culiacán lanzó una intensa campaña del programa Juntos Ponemos Orden, donde una de las acciones a impulsar es el respeto a los lugares para discapacitados, pero al parecer, esta campaña no llega al interior de la estructura gubernamental, o los servidores públicos se hacen de oídos sordos.

Y aunque las autoridades municipales no tienen ojos para vigilar a todos los funcionarios y trabajadores, es momento de que el alcalde, Sergio Torres Félix, haga una evaluación a la mitad de su primer año de gestión, para conocer si los servidores públicos son los idóneos para cumplir con un buen servicio a la ciudadanía.