Opinión

Sin piso parejo

NUESTRA OPINIÓN CULIACÁN

Por: Redacción

Todos los días nos sorprendemos de muchas de las decisiones de nuestras autoridades.

La acción de la Unidad de Inspección y Vigilancia de clausurar el estanquillo del promotor va en contra de toda equidad.

Resulta muy común ver, para cualquier ciudadano que camina por las calles del centro y de muchas colonias, cómo docenas de comerciantes impunemente han 'tomado' las banquetas para expender sus productos. Lo curioso es ver cómo la autoridad competente no toma acciones al respecto contra estas actitudes.

Finalmente, los comerciantes que, con mesas, sillas, estantes, jabas, prendas de vestir y hasta maniquíes se apropian de las reducidas banquetas del primer cuadro.

Apenas hace unos días, bajo la premisa de la invasión de espacios públicos, la Unidad de Inspección decidió clausurar el famoso estanquillo del promotor cultural, Gildardo Velázquez, conocido entre los lectores, como el "Archi".

La crítica no se ha hecho esperar. En las redes sociales, ciudadanos han hecho valer su libertad de expresión cuestionando esta decisión.

Es curioso ver cómo contra las docenas de comerciantes que obstaculizan el paso de los ciudadanos no se actúa aplicando la ley . Si a eso le sumamos, la actitud impune de muchos otros amantes del acaparamiento de los pocos cajones de estacionamiento, encontramos un caos urbano en el primer cuadro.

Finalmente, todo indica que los ciudadanos no son juzgados "con la misma vara" o no se les quiere molestar a estos ciudadanos de "primera" y sí a un promotor, que lo único que hace es fomentar la cultura y el conocimiento a través de la lectura de libros a los ciudadanos, que mucha falta nos hace en ciudades como Culiacán.