Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Sin plan definido

Por: Jorge Luis Lozano

La visita del presidente electo de la República, Andrés Manuel López Obrador, a Sinaloa ha dado temas para analizar sus planes y mensajes por los próximo días.

Desde la inversión millonaria para recuperar el tejido social de la entidad a través del apoyo de los jóvenes, la creación de más oportunidades laborales y de educación; hasta los acuerdos para promover el desarrollo de los pequeños y los medianos productores, agrícolas, pecuarios y pesqueros.

Sin embargo, uno de los pocos temas que pudiera haber decepcionado a los sinaloenses fue la falta de un plan puntual para recuperar la tranquilidad de la entidad, donde cientos de familias siguen siendo desplazadas por la violencia de las zonas altas, el índice de feminicidios mantiene un incremento permanente y el número de desaparecidos está a niveles más allá de la estratósfera.

Al menos en Mazatlán, al abordar el tema de la seguridad, López Obrador cayó en generalidades.

Dijo que la seguridad del país es tarea de todos y que la violencia no se puede enfrentar con la violencia.

La verdadera pacificación del país —advirtió en su visita— se consigue con una verdadera justicia.

Advirtió que cambiará la estrategia de seguridad pública para dejar de utilizar solo la fuerza, se atenderán las causas y para ello se generará más producción de alimentos, más generación de empleo y oportunidades para las nuevas generaciones.

No obstante —señaló—, habrá orden con un trabajo coordinado entre las corporaciones para ocuparse de la seguridad del país todos los días. 

Habló de gobernar a Sinaloa de manera coordinada con la administración de Quirino Ordaz Coppel con una relación respetuosa. “Nada de arrogancias, prepotencias o autoritarismo”, dijo.

En esta nota: