Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Sin "telarañas"

GUASAVE

Sinaloa es un municipio de muy limitadas potencialidades en su aspecto central de desarrollo económico, social y político; su cabecera, más que ciudad, es villa pintoresca, de gente apacible y trabajadora.

Ahí, la vida transcurre en medio de la modorra y la rutina pueblerina, con su estructura antigua, mezclada con la nueva, sin llegar a lo sofisticado de la arquitectura moderna.

A lo que queremos llegar es a que, sin perder su sello colonial, lo cual difícilmente le va a arrebatar el progreso, que trae aparejado también calamidades, de unos años a la fecha sus gobiernos y sociedad enderezan esfuerzos por darle a San Felipe y Santiago un plus para aprovechar sus recursos naturales, topográficos y coloniales a favor de la comunidad.

No recuerdo desde cuándo, pero no hace mucho, en Sinaloa se inició el proyecto del Malecón sobre la margen derecha del río Sinaloa.

Es una obra que poco a poco y gracias a la contribución de las administraciones públicas locales, ha llegado a convertirse, aún sin estar concluida integralmente, en un polo turístico regional que empieza a generar un refuego socio-económico con posibilidades de mayor crecimiento.

Si alguien visita la zona del Malecón en Sinaloa encontrará un sitio placentero para el solaz de las familias, que en esta región del norte es difícil encontrar tan a la mano y cerca, y con un, aunque modesto, equipamiento para la distracción de los paseantes, sin necesidad de gastar más allá de lo necesario.

El Malecón y todo lo que como paseo se disfruta, no ha sido obra de un solo gobierno, sino producto de acciones de continuidad, lo mismo de panistas, perredistas que de priistas.

Sin duda el antecesor del actual alcalde fue uno de los que puso empeño, dinero y gestiones en el impulso de lo que hoy resulta un destino turístico regional, siguiendo con lo que ya se había iniciado trienios atrás.

Es curioso y por ello llama la atención que el presidente municipal, Aarón Verduzco, que como siempre ocurre con los que se van y los que llegan, ha tenido desencuentros con quien lo antecedió, ha retomado sin reticencias el proyecto del Malecón para mejorarlo con mayor equipamiento.

Verduzco ha dejado de lado cualquier animosidad que haya generado la disputa por el poder, en contra de Saúl Rubio, lo que habla obviamente de la perspectiva estadista con la que gobierna Sinaloa desde enero.

Ciertamente el erario municipal no cuenta con abundancia en recursos económicos y sin embargo a base de imaginación y creatividad el presidente municipal ha logrado ampliar su infraestructura de adoquinamiento y hacia la isla de frente donde levanta instalaciones para la recreación popular.

Verduzco, parece ser ha guardado las "telarañas políticas" que pudiera haberle dejado el proceso electoral en contra de Esteban López, para enfocar sus denuedos gubernamentales en aprovechar, sin importarle de quién haya sido la idea original, las potencialidades con las que cuenta.

Un dato que habla de cómo el paseo del Malecón empieza a rendir frutos para la economía local, es que cada fin de semana por esta temporada veraniega tiene un promedio de mil 500 a dos mil visitantes al lugar, que compite con el balneario de Las Glorias.

Obvio es decir que ese flujo de paseantes está generando una derrama económica muy importante para diversos sectores del comercio que se han asentado a lo largo de la ribera del Petatlán, principalmente del rubro de alimentos.