Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Sinaloa, sin ley para la atención de adultos mayores

Sinaloa carece de una Ley para la atención de los adultos mayores. Un tema por cierto muy sensible y humanista vinculado con la historia y la demografía.
En la línea histórica, observamos que en la antigüedad los adultos mayores eran muy apreciados y se les encargaban funciones muy relevantes. Por ejemplo, en la Grecia antigua, particularmente en Esparta, las personas de edad avanzada fungían como consejeros del gobierno, realizaban funciones legislativas y además tenían competencia para juzgar a los reyes. Asimismo, dada su sabiduría y enorme experiencia, todo mundo acudía a su orientación. En la antigua Roma tenían a su cargo el control del imperio.
Ubicados rápidamente en la actualidad, hoy eso es muy distinto. Ello merced a que los valores socioculturales y políticos han cambiado demasiado y hasta radicalmente. Pues ahora los adultos mayores constituyen un grupo muy vulnerable y hasta son objeto de discriminación, incluso en el ámbito legislativo. Aunque por fortuna el Partido Sinaloense presentó una iniciativa de Ley para la adecuada atención de los adultos mayores. Esto lo hizo desde el 11 de julio de 2014, la cual fue ratificada el 6 de octubre del año pasado. 
Ello habla claramente de una extraordinaria sensibilidad social y humanística de dicho partido. Su contenido implica en el fondo el aprovechamiento de la experiencia de ese importante segmento de la población en Sinaloa.
En lo que respecta al ámbito demográfico, conforme a la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre los años 2000 y 2050 la proporción de los habitantes del planeta mayores de 60 años se duplicará, pasando del 11.5 % al 22.6 %, lo que equivaldría a cerca de 2,000 millones para el 2050. De tal manera que uno de cada cinco habitantes en el planeta para este último año mencionado tendrá 60 años y más. Edad a partir de la cual, por cierto, es considerada como adulto mayor. Aunque en algunos países desarrollados se considera a los 65 años en adelante; lugares en los cuales se estima que una de cada tres personas (el 32 % aproximadamente) será un adulto mayor en el mismo año 2050.
En México, al 2012 se estimó que había alrededor de 10.9 millones de personas de 60 años y más; calculándose por estudios hechos por el Coneval, que el 31.1 % de esa población en el país están en una etapa de prevejez (60 a 64 años); 41.3 % se encuentran en la llamada vejez funcional (65 a 74 años); 12.5 % está en la denominada vejez plena (75 a 79 años), y el 15.1 % transita por una edad avanzada (80 años y más).
Al examinar el fenómeno poblacional, históricamente se observa que en 1930 la esperanza de vida de los mexicanos era de 34 años, mientras que para el 2016 la esperanza de vida al nacer, en promedio se estimó en alrededor de 75 años. Hoy, es de 77.14 en varones y de 79.54 en mujeres, según el último estudio del perfil sociodemográfico hecho por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).
Para el 2030, México tendrá una población potencial de 20.4 millones de adultos mayores, lo que representará para este último año mencionado, el 15 % del total de sus habitantes.
En Sinaloa, según Encuesta Intercensal 2015 hecha por el Inegi, al cierre del año pasado residían en nuestra entidad poco más de 268 mil adultos mayores de 65 años y más. De estos, 146 mil 366 (el 64.7 %) realizaban diversos trabajos clasificados como no remunerados; razón por la cual sería bueno implementar para este segmento poblacional una política pública integral y verdadera como acto de auténtica justicia social, como lo propuso el Partido Sinaloense en la iniciativa de referencia, y no sólo permitirles o promover que trabajen de paqueteros o cuidadores de estacionamientos en tiendas de autoservicios y estén a expensas únicamente de las propinas sin ninguna relación laboral, y por consecuencia, sin prestación formal alguna que les brinde seguridad social y les asegure una vida mucho más digna en la última etapa de su vida, porque el adulto mayor merece eso y mucho más, tal y como se aprecia en el espíritu de la citada iniciativa del Partido Sinaloense. Ojalá el tema sea debidamente atendido por la actual legislatura local y no se siga postergando por nuestros legisladores para que Sinaloa cuente con una ley en esta materia.