Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Sólo auditorías

GUASAVE

Lo único seguro hasta el momento en el tema de las supuestas irregularidades en el manejo de las finanzas por parte de la administración pasada, tanto en el Ayuntamiento como en la Jumapag, es que las auditorías se mantienen y podrían aparecer más presuntas anomalías. Al menos así lo afirma el síndico procurador, Juan Luis De Anda Mata, quien reconoce no saber el desahogo que llevan las demandas penales presentadas por ellos hace unos días en contra de quien resulte responsable.

Cierto es también que la ciudadanía no tiene confianza ni la seguridad en que realmente serán castigados los supuestos malos manejos, si es que logran comprobarse, que para el caso es lo mismo, pues por más revisiones que la Auditoría Superior del Estado realiza anualmente a las cuentas públicas de los ayuntamientos, estas nunca son castigadas, aun cuando se señalan irregularidades relacionadas con el manejo de los recursos.

De todos es conocido que las cuentas heredadas en Guasave son de las más "observadas" en el Congreso, situación que nada garantiza, pues este está compuesto en su mayoría por priistas y sería ingenuo pensar que estos castigarán a exfuncionarios o a uno que otro personaje de curul que alguna responsabilidad deberá tener en esos presuntos malos manejos que se denuncian, pero que no se han comprobado, no al menos legalmente.

La oportunidad de sentar un precedente ahí está, las "evidencias" dicen los actuales funcionarios que también existen, faltará ver la habilidad que tengan para demostrarlo y convencer al cuestionable sistema de justicia penal que opera en la entidad, el mismo que cobija con la toalla de la impunidad ni más ni menos que a más del 90 por ciento de los casos.

Pensar en que por la vía administrativa habrá un castigo a los supuestos malos manejos de la anterior administración, tanto en el Ayuntamiento como en la Jumapag, sería bordar en el aire, sobre todo porque a ese nivel se mueven muchos intereses políticos que en un segundo hacen y deshacen pruebas.