Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Sólo palabras

GUASAVE

Ante la elevada incidencia delictiva que impera a lo largo y ancho del municipio, esa que las autoridades municipales y particularmente los dirigentes del sector comercio se empeñan en no ver, resulta poco esperanzadora la noticia de que habrán de instalar tres cámaras de videovigilancia a manera de prueba para monitorear el comportamiento ciudadano y detectar desmanes o actitudes sospechosas, pues el hecho de que estas serán ubicadas una a la salida a Las Glorias y las otras dos en el balneario en mención, seguramente no ayudará en nada a inhibir los robos y asaltos que están a la orden del día en la ciudad.

Y es que la experiencia que se tiene sobre la utilidad de sistemas de videovigilancia es que no siempre resultan efectivos, pues varios centros comerciales en la ciudad cuentan con ellos y a pesar de haber sido víctimas de asaltos frecuentes, la mayoría de los hechos quedan enterrados por la impunidad.

Hoy en día se percibe una elevada inseguridad producto de los asaltos y robos en la ciudad y el medio rural, además de los recientes hechos de alto impacto ocurridos también en la cabecera municipal, en donde varias personas fueron privadas de su libertad recientemente, además de los asesinatos e igualmente "levantones" en territorio de sindicaturas como Juan José Ríos y Benito Juárez, en donde sea cual sea la estrategia de seguridad de los tres niveles de gobierno es notorio que ha quedado rebasada.

Ojalá que las estrategias que el titular de la Policía Municipal, Miguel España Rodríguez, afirma están implementando y serán próximamente mejoradas rindan prontos resultados, pues la ciudadanía y ciertos sectores productivos ya están hartos de ser víctimas de la delincuencia sin que la autoridad haga lo necesario por evitarlo, o en el peor de los casos para esclarecer y para castigar.