Opinión

Sprint y NI Holdings detonaron la debacle de Nextel en México tras apagar la red iDEN

TIEMPO DE NEGOCIOS

Por: Darío Celis Estrada

La debacle de Nextel en México se debió a la adopción de una serie de malas decisiones atribuibles a Sprint Corporation, dueña de la compañía y cuyo CEO, Dan Hesse, al final fue despedido y reemplazado por Marcelo Claure apenas en agosto pasado.

En junio de 2012 el tercer operador de telefonía móvil de Estados Unidos desconectó la red iDEN que decenas de miles de usuarios mexicanos utilizaban en la modalidad de radio. Sprint decidió utilizar sus propias frecuencias en las bandas de 800 y 1900 megahertz y 2.5 gigahertz.

La determinación de Hesse había sido comunicada desde 2010 al equipo de Nextel que comandaba Peter Foyo, vía el propio CEO de NII Holdings, Steve Dussek, y sus vicepresidentes de Ingeniería y Mercadotecnia, Alan Strauss y Greg Santoro, respectivamente.

Se hicieron múltiples esfuerzos por revertir la decisión e incluso se pusieron en la mesa propuestas para evitar lo que se veía venir: el colapso de la operación en México.

Una salida se planteó en reunión de alto nivel con ejecutivos de Sprint en la que se ofreció que Nextel comprara la tecnología iDEN y arrendara las torres de transmisión que tenían en la Unión Americana para continuar con el servicio que tanto demandaban los usuarios mexicanos.

Pero Sprint no quiso y prosiguió con la desconexión de la red push to talk. NII Holdings, que es la dueña de los intereses del operador fuera de EU, minimizó el impacto. La controladora de Nextel creyó que el mercado se limitaba a usuarios en la frontera.

La realidad era que empresas medianas y chicas, grandes corporativos, familias y personas físicas en lo individual, tenían en el radio una comunicación eficaz que no les costaba igual que una llamada de larga distancia a EU o Canadá. Ese era el principal valor de la compañía.

Tras de que NII Holdings apagó la red obligó a Nextel a implementar la nueva red 3G Evolution, que técnicamente no estaba lista para utilizarse, lo que provocó todavía más el enojo de una clientela que ya para entonces se sentía engañada.

Sprint estaba en su derecho de forzar a Nextel, pues había invertido dos mil millones de dólares en una infraestructura para competirle al tú por tú en transmisión de datos, video y telefonía a Telcel de Carlos Slim, Iusacell de Ricardo Salinas y Movistar de Francisco Gil.

Sin embargo la red 3G Evolution estaba muy lejos de estar lista. Hubo un retraso de más de un año porque se construiría sobre la base de las frecuencias que en la banda de 1.7 gigahertz ganó Nextel, pero que fue impugnada por Grupo Salinas. Fue la famosa Licitación 21.

La premura de Sprint-NII Holdings por lanzar a Nextel a la competencia con una red que no estaba tecnológicamente lista, también se evidenció con el hecho de que no se amararon los acuerdos de interconexión con AT&T, lo que provocó una crisis en la terminación de llamadas.

De pronto los usuarios no solo ya no pudieron utilizar su radio para comunicarse a México desde EU en viaje de trabajo o placer, sino que su nuevo teléfono celular que Nextel les había dado se desprogramaba. A finales de 2012 empezó la desbandada más fuerte de clientes.

En el colmo, a principios de 2013 Nextel recibió la orden de ya no vender servicios de iDEN y ofrecer la red 3G Evolution. Muchos usuarios no aceptaron la migración y cancelaron el servicio. De llegar a tener unos 4 millones de suscriptores, terminaron el año pasado con 3.6 millones.

Incluso hay quienes aseguran que a la fecha su base de abonados ronda los 2.7 millones. De tener 4% del mercado de telefonía móvil hoy andaría debajo de 3%. Su Arpu (ingresos medios por usuario) pasaron de 90 dólares a 40, que aún así sigue siendo el más alto.

2009 fue el año récord, con ventas anuales del orden de dos mil millones de dólares, nada que ver con las pérdidas cercanas a 180 millones de dólares que registró en 2013. De agosto del año pasado a la fecha han salido alrededor de dos mil personas del corporativo.

El mismo Foyo se retiró de la operación en diciembre y en febrero totalmente de la compañía, y a partir de ahí todo su equipo de vicepresidentes: Susana Candiani de Operación de Negocios y Planeación; Juan Enrich de Administración y Finanzas; Gustavo Cantú del Corporativo; Luis García de Recursos Humanos, y Cristina Ruiz de Velasco de Relaciones Institucionales y de Comunicación.

Dilema en SCT

Mañana a las 4 de a tarde la SCT va emitir el fallo de la autopista Tuxpan-Tampico, esta vía de aproximadamente 200 kilómetros. Pese y a que Coconal solicitó la subvención más baja, unos 120 millones de pesos en números redondos, se ve cuesta arriba que se le asigne porque el banco que respalda esa oferta y que es Banobras tendría que entrar al quite apuntalándola con unos tres mil 300 millones, si considera que la empresa de Héctor Ovalle calculó en tres mil 470 millones de pesos el costo de la obra. Lo lógico es que la dependencia de Gerardo Ruiz Esparza la entregue a Mota-Engil, con una subvención que aunque es diez veces más alta resultaría más congruente desde el punto de vista financiero. Habrá que ver que sucede en las próximas horas.

Advent fuera

A reserva de tener la confirmación, le adelanto que efectivamente todo apunta a que se frustró el intento de Advent International para adquirir un paquete de acciones de Banca Mifel. Desde hace varias semanas ambas partes negociaban. Fue el fondo dirigido aquí por Luis Solórzano el que se acercó al grupo comandada por Daniel Becker. Hubo interés de éste, pero a la hora de discutir los mecanismos de salida Advent pretendía cláusulas en el contrato que resultaron innegociables para la contraparte. En octubre habrá una asamblea de accionistas en Mifel donde se propondrá un aumento de capital. El fondo iba a inyectar unos cien millones de dólares, pero ya no.

GEO y Multiva

Ayer hubo una reunión determinante para desactivar las demandas penales que pesan sobre GEO. Tiene que ver con la deuda de 980 millones de pesos que reclaman tenedores de papel comercial representados por Nafinsa, de Jaques Rogozinski, y Multiva, de Olegario Vázquez. Se acordó realizar el próximo lunes otra reunión con los inversionistas en la que se les hará una propuesta para reestructurar los certificados de deuda. Hay voluntad de todas las partes para superar las diferencias. Por Multiva asistió el director del grupo, Javier Valadez. Por Nafinsa estuvo el director jurídico, Luis Danton, mientras que por GEO acudió Iñigo Orvañanos.

Cinco por Tula

Este martes la CFE, que dirige Enrique Ochoa, recibió ofertas por el gasoducto Tula. Se trata del primero de seis que ayer le platicaba. Es un ramal de 17 kilómetros y 30 pulgadas de diámetro con capacidad de 485 millones de pies cúbicos de gas diarios. Se presentaron cuatro consorcios: Arendal con Gas Natural del Noreste; Desarrollo Industrial y Ductos de Gas con GPA Energy; Igasmex con Proyectos Privados de México; ATCO Gas Pipelines con ATCO Servicios y Energía. El ramal Tula transportará gas natural del sistema Zempoala-Santa Ana a la central de generación de Tula, Hidalgo. Su costo se estima en unos 50 millones de dólares.

dariocelisestrada@gmail.com.mx