Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Steuas

Por: Marco Antonio Berrelleza

El 14 de febrero de 1961, durante el aniversario luctuoso de Agustina Ramírez, la Escuela Normal de Sinaloa interpretó un himno en su memoria, con letra del profesor Antonio Serrano y música del profesor Germán Aréchiga: “Fue de espinas la bella corona, / que Agustina en su frente ciñó, / y contra Francia la noble matrona / de doce hijos uno le quedó. Gloria, gloria, a mi Patria querida, / tus doce héroes por ella murieron, / ofrendaron con gusto su vida / a mi Patria, que ellos defendieron. ¡Agustina Ramírez guerrera! / de gran alma valiente y heroica, / defendiste mi santa Bandera, / con ejemplo de mujer estoica. Canten, canten, tu gloria las niñas, / y las olas enormes del mar, / y te ofrenden las verdes campiñas / una ofrenda a tu gloria inmortal. Y que labren los finos cinceles, / en el mármol tu forma divina, / coronando tu frente laureles / de la patria, ¡sublime heroína! Y que suenen también los clarines, / proclamando tu hazaña, gran dama, / y en mi Patria en los cuatro confines / surja siempre grandiosa tu fama”.

En 1973 nace el Sindicato de Trabajadores y Empleados de la Universidad Autónoma de Sinaloa (Steuas), y desaparece la Asociación de Trabajadores. Ramón Elías Lau Noriega, bibliotecario de la institución, es nombrado secretario general de la organización sindical. El día 27 del mismo mes, el Consejo Universitario reconoce la legalidad del sindicato.