Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Sueños

EDUCACIÓN, HOY

Jamás envejece quien nunca deja de soñar. Es imposible que el peso acumulado de los años sea mayor que la intensidad y placer obtenidos de la certeza del sueño por cumplirse o de la seguridad de la ilusión alcanzada. Nos movemos entre sueños y, de hecho, Calderón de la Barca desde hace siglos no los recordó en la vida es un sueño. Avanzamos por ellos y con ellos e incluso muchos son capaces de morir por atraparlos y una inmensa mayoría a diario, luchamos a brazo partido porque tenemos un ideal por alcanzar o un anhelo por cubrir. Los soñadores siempre han marcado la pauta en el avance del humano. Detrás de un gran evento, un monumento o un acontecimiento histórico siempre ha existido un soñador o varios dispuestos a ir más allá de los límites establecidos por la rígida verdad visible o la razón acartonada. Un hombre o mujer sin sueños sólo es un nombre y un apellido con registro de nacimiento pero sin contenido y sin sentido porque carece de ese impulso vital capaz de transformar a cualquiera en un gigante o en un dios. Cuando platicas o convives permanentemente con un soñador, no puedes sustraerte al optimismo propio del que sabe que está haciendo lo que considera debe hacer, y ese contagio es categórico, pues su entusiasmo se multiplica y hace que tu visión del mundo cambie en segundos. Por fortuna, hay muchos sembradores de sueños todavía y existen bastantes soñadores en el mundo capaces de darle otro color a la vida y un tono diferente al gris de los quehaceres mundanos. Por suerte, a diario observamos a alguien regando un árbol, leyendo un libro, ayudando un necesitado o educando a un alumno sin que nadie se lo califique o compense. Muchos sueños jamás se alcanzan porque quizá eran más grandes de lo que pensábamos, pero eso no influye en la capacidad de seguir soñando, por el contrario, eso alimenta más el hambre de soñar. El mediocre no sueña, a este le basta vivir a la mitad; el hombre completo en oposición, siempre está persiguiendo sueños porque sabe que, al final, la vida en sí es solo eso, un sueño dentro de otro. [email protected]