Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

Sufrir es opcional

Por: Roberto Valdez Prado

La vida es el bien más preciado que ahora poseemos, es a través de vivirla como lograremos nuestra evolución espiritual, es nuestra razón de ser, y aunque pasemos por situaciones desagradables, tristes, complicadas, el sufrimiento no es requisito para acceder al reino de los cielos, aunque así lo enseñen o insinúen algunas religiones.

Muchas personas piensan que el sufrimiento es un agente de purificación y de redención; creen que el sufrir permite al alma humana purificar sus imperfecciones y obtener la salvación. Les han hecho creer que sufrir, es la manera de complacer a Dios. Algunos fanáticos hasta se autoflagelan físicamente, de diversas maneras, para merecer a Dios. Y los hay quienes hasta entregan su vida y la de muchos otros, sacrificándose para ser admitidos en el paraíso. Respetando sus creencias y forma de pensar, le recuerdo que Jesús, maestro ejemplar, consagró mucho de su tiempo en curar enfermos, consolar afligidos y mitigar el sufrimiento de sus contemporáneos. Desde esa perspectiva, lo ideal es vivir feliz en este plano terrestre, no sufrir, no propiciar daño o sufrimiento a otros, sino buscar la felicidad. Es cierto que la evolución, el mejoramiento, la purificación, se logra cuando se adquiere plena consciencia de los efectos de nuestras acciones, y esto, muchas veces viene cuando estamos sufriendo. Como cuando se sufre una enfermedad, un accidente, o se nos va un ser querido, es seguro que reflexionamos sobre lo que pudimos haber hecho o dejado de hacer. 

Pero esas reflexiones o toma de consciencia podemos hacerlas a diario sin necesidad de sufrir. Debemos cobrar consciencia de cada una de nuestras acciones, de sus efectos en nosotros y en los demás, y vivir disfrutando del momento presente si es agradable o aceptando, como parte de la vida, lo desagradable.