Opinión

Suspicacias en torno al proyecto del Parque Central

MAZATLÁN
Avatar del

Por: JORGE LUIS LOZANO

La infraestructura de servicios de Mazatlán ha quedado tan rezagada, que cualquier cosa que se haga para mejorar la imagen urbana o diversificar la oferta turística de Mazatlán es buena.

Lamentablemente algunos de ellos no solo requieren decisión por parte de los promotores, sino también un padrinazgo desde el Congreso de la Unión y las dependencias federales, para que se le de seguimiento y se le otorguen presupuestos.

Muestra de ello es el proyecto para la regeneración del malecón que promovió una comisión de empresarios locales, el cual no ha encontrado aún una respuesta positiva.

Un proyecto aún más ambicioso es el del Parque Central, sobre lo que hoy es la amplia zona del bosque de la ciudad, el Acuario y el fraccionamiento Flamingos. La diferencia entre ambos es que el promotor de este el es empresario hotelero, Ernesto Coppel, presidente del grupo Pueblo Bonito. Se trata de un líder con la influencia suficiente para atraer nuevas inversiones, promover el apoyo de diputados, sectores y dependencias.

Sin embargo, aún hay muchos detalles que se deben aclarar para que el apoyo necesario pueda concretarse. La presentación del proyecto generó entusiasmo entre algunos, dudas entre otros y suspicacias entre otros más. Sobre todo en lo referente a la intervención que se hará en la laguna, las inversiones inmobiliarias que se darán en su entorno y la participación de inversionistas privados.