Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

TERCER PISO

Por: Tercer Piso

Posponen decisión. Todo el escenario estaba puesto para que el Senado de la República aprobara ayer el dictamen para eliminar que en Sinaloa haya cambio de horario; por la presión ejercida por un grupo de empresarios sinaloenses que acudieron ayer a la Cámara de Senadores para solicitar que no se aprobara nada debido a los beneficios económicos que han tenido por ahorro de energía. Fueron escuchados y además les hicieron caso, ya que a la hora de la votación, solo había 61 de 128 integrantes de la Cámara; es decir, menos de la mitad, por lo que se perdió el quorum, y el presidente de la Mesa Directiva, Ernesto Cordero, suspendió la sesión y convocó para el próximo martes, cuando se reanudará la votación, que no fue positiva para el dictamen, que tuvo 26 votos a favor, de Francisco Salvador López Brito y Manuel Cárdenas Fonseca; 34 en contra, uno de ellos de Daniel Amador Gaxiola; y una abstención; además estuvieron ausentes en ese momento los sinaloenses Aarón Irízar López, Diva Hadamira Gastélum Bajo y Adriana López Garzón. De acuerdo con fuentes en el Senado, hay una orden de que no se apruebe este dictamen.

¿Hasta cuándo? Diez meses de impunidad se cumplieron ayer por el asesinato del periodista sinaloenses Javier Valdez Cárdenas. Ni el compromiso decidido del presidente de la República, Enrique Peña Nieto, de justicia rápida ha hecho que la PGR tenga un resultado en la identificación y la detención del o los presuntos responsables de asesinato. El mensaje no podría ser más desventajoso para el sector periodístico: no hay garantía alguna de seguridad para el ejercicio de la libertad de expresión y menos de justicia. No bastante, hay muchos otros homicidios en Sinaloa que han pasado a los índices negros de la impunidad: la muerte a balazos de tres maestros en la zona serrana de Concordia, el asesinato del exsecretario del Ayuntamiento de Mazatlán Miguel Ángel Sánchez Morán el 12 de mayo del 2017; así como el homicidio de Miguel Ángel Camacho, director de la clínica del Issste, el 25 de mayo del mismo año. ¿Cuántos más?

En lo suyo. Dicen que más de uno ya estaba listo para meterse de lleno en la lucha por desbarrancar a Melchor Angulo Castro como director del Conalep en Sinaloa, pero sus planes se vinieron a pique porque este logró que los líderes sindicales desistieran de estallar la huelga. Es más, se habla que por esta negociación los bonos de Angulo Castro subieron ante el gobernador Quirino Ordaz Coppel. Y como que agarró cuerda porque luego voló a la Ciudad de México para participar en la reunión nacional de directores, en la que logró ayer que el nuevo director general de la institución en el país, Jorge Alejandro Neyra González, se comprometiera a visitar Sinaloa en breve. Así, el funcionario anda muy movido en lo institucional, pero algunos priistas quieren que se les sume tras quedarse en el camino por la candidatura priista a la alcaldía de Ahome. Pero ni visos da de retomar su perfil político. ¿Por qué será?

Ya salió el peine. Ayer, sorpresivamente Blas Rubio Lara asumió la gerencia estatal del Fideicomiso de Riesgo Compartido (Firco), en sustitución de María Cháidez Zepeda. Aunque ya se esperaba que días posteriores a su encuentro en privado con el gobernador Quirino Ordaz Coppel hubiera algún resultado, pues apenas el mes pasado cuentan que se le había parado de puntillas para decirle que de plano no lo había contemplado en su administración. Con este nombramiento se confirma que hubo petición y que ayer terminó por colocarlo en una plaza estatal como Firco. La pregunta es si el guasavense cubrirá el perfil para trabajar en esta paraestatal sectorizada en la Sagarpa para fomentar los agronegocios y el desarrollo rural, pues por muy experimentado en temas agrícolas, su labor se ha visto más enfocada al accionar en procesos electorales a favor de su partido: el tricolor.

De nuevo a la política. Quien se ha quedado masticando sus propias palabras es el exdiputado federal Heriberto Galindo Quiñones. Tras la desilusión que le causó no haber sido considerado como figura principal para gobernar Sinaloa en el proceso anterior, dio la declaración y hasta lo publicó en su cuenta de redes sociales que se retiraría de la política. Recordemos que la intención de ser gobernador lo llevó incluso a bajar de peso debido a que había sido una petición del presidente Enrique Peña Nieto. Sin embargo, a la vuelta de los años, el gozo y la felicidad no le cabe de nuevo en el pecho al ser contemplado como el candidato suplente de Mario Zamora, candidato que propone el PRI para llegar al Senado.