Opinión

TERCER PISO

Por: Tercer Piso

Revés histórico. El grupo parlamentario del PRI en el Congreso del Estado siempre había aprobado todas las reformas y los nombramientos que había querido con el uso de su mayoría y de legisladores aliados, pero ayer no pudieron hacerlo para reformar la Constitución Política de Sinaloa, con la que pretendían darle autonomía a la Auditoría Superior del Estado, en un intento de «madruguete», pues el tema no estaba incluido en la convocatoria del periodo extraordinario, pero por acuerdo en la Junta de Coordinación Política fue inscrito en el orden del día. Se hicieron dos votaciones: la primera fueron 24 votos; la segunda, de rectificación, fueron 26, así que el dictamen no fue aprobado. Esto significa una derrota monumental e histórica para el PRI, cuya iniciativa surgió de la Jucopo, de las bancadas del tricolor, Nueva Alianza y PAN. Esto demuestra que ya perdieron el Control del Congreso del Estado, y eso que todavía no inicia la próxima Legislatura, donde serán minoría. La cuarta transformación de la vida pública de México ha llegado al Legislativo estatal.

¿Por qué faltó? Ahora sí que el diputado Efrén Lerma Herrera, del PRD, se convirtió en el hombre más odiado por unos y más buscado por otros, pues muchos le achacaron que no pasó la autonomía de la Auditoría Superior del Estado ayer en el Congreso porque faltó un voto, y él, ni sus luces. Con 26 votos a favor y 13 en contra, la autonomía de la ASE no fue una realidad durante la sesión extraordinaria en el Congreso del Estado de ayer. La ausencia del diputado mochitense se notó más porque faltó un solo voto para que la iniciativa alcanzara la mayoría calificada para su aprobación, como lo establece la ley orgánica. El que trinó, con seguro, fue el otro mochitense, Zenén Xóchihua, del PAN, uno de los impulsores. Los morenistas que según habían negociado con el PRI para votar a favor, Yohamara Valenzuela y Jesús Baltazar Rendón, se hicieron para atrás. Qué rápido aprendieron el juego entre partidos.

Nadie los para. El robo de cámaras de vigilancia que se ha desatado en Mazatlán demuestra el nivel de impunidad con el que opera la delincuencia en Mazatlán. Apenas el martes se reportó el robo de las cámaras en la avenida Santa Rosa, Pérez Escobosa y Libramiento 3. Entonces, Joel Ernesto Soto, secretario de Seguridad, anunció que habría una alerta para reforzar la vigilancia. Horas después se reportó el robo de las cámaras en otros tres puntos: Santa Rosa, Internacional y Delfín. A este paso, y con esa eficacia de la Policía Preventiva, desaparecerá la mayoría de las cámaras de vigilancia en el destino sinaloense.

Más promesas. Y el que salió avante de los cuestionamientos de los medios de comunicación que le preguntaron respecto a la desatención en materia educativa para indígenas que priva en la zona serrana de la parte centro-norte del estado fue el secretario de Educación Pública y Cultura, Enrique Villa Rivera. El funcionario dijo que siguen viendo cómo le pueden hacer para la contratación de profesores bilingües que den atención. Puede que su respuesta sea verídica. Hay que darle el beneficio de la duda; sin embargo, tampoco lo excluye de la desatención, pues hace ya casi tres semanas que inició el ciclo escolar, así que su respuesta denota mala planeación. En fin. Ojalá y en realidad estén ocupados al respecto, pues, aunque lo quieran minimizar, se trata de un tema serio. Lo peor sería que el funcionario haya externado esta información solo por salirse por la tangente.

El ajuste en la Jumapaang. En el primer manotazo que dan los regidores del Ayuntamiento de Angostura respecto a los graves números rojos con los que opera la Junta Municipal de Agua Potable se acordó la destitución del gerente, y se espera que para el próximo viernes se tengan los nombres de una terna. De no encontrarse mejor personaje para este puesto, ratificarán a Juan Guadalupe García López. Sin embargo, y pese a que se había dicho que no se apoyaría económicamente, el líder sindical Luis Alfonso Castro Inzunza se presentó ante cabildo para hacer la gestión de apoyo con lo que se acordó otorgar un recurso de 250 mil pesos para que se estabilicen. Lo que faltará ahora es saber quién querrá esta «papa caliente», que solo durará dos meses y por la que se deberá hacer un trabajo exhaustivo para dejar en condiciones pasables financieramente.