Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

TERCER PISO

Por: Tercer Piso

Como rock star. El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, hizo una visita relámpago a la ciudad de Culiacán, que duró alrededor de dos horas, en la que estuvo en el Palacio de Gobierno, reunido en privado con el gobernador Quirino Ordaz Coppel y con otros personajes, como el exbeisbolista Fernando Valenzuela. Lo que llamó poderosamente la atención fue la forma en que los trabajadores del Gobierno del Estado recibieron a López Obrador: como una estrella de rock. Desde los balcones aplaudieron y corearon al próximo presidente de la República, y a muchos de ellos saludó, a algunos con mayor efusividad que a otros, y no podían faltar las selfies. AMLO se dejó querer por los burócratas, y él les mostró su afecto. Durante dos horas, el Palacio de Gobierno fue cerrado y blindado, con un operativo coordinado por el Ejecutivo estatal. Nadie podía entrar ni salir, hasta que se fue Andrés Manuel, rumbo a La Paz, para continuar con su gira de agradecimiento.

Entre el agua. El gobernador Quirino Ordaz Coppel visitó ayer Los Mochis inundado. Anduvo con el agua hasta la rodilla por las calles del fraccionamiento Valle Bonito, donde todavía pasadas las 13:00 horas se mantenía el agua dentro de las casas, aunque el agua del primer cuadro de la ciudad ya se había ido. Para esa hora, muchos funcionarios municipales se unieron a la comitiva y también se tuvieron que meter al agua. Acompañaron al mandatario estatal su esposa, Rosy Fuentes de Ordaz; el director de Protección Civil, Juan Francisco Vega Meza; y el director de Desarrollo Sustentable, Álvaro Ruelas. Del municipio, el alcalde Manuel Urquijo y la directora del DIF, Alma Delia Urquijo, también hicieron el recorrido por la ciudad, que hasta mediodía permaneció paralizada completamente, con las escuelas sin clases, los comercios sin abrir y las oficinas sin funcionar. Ahí le mostraron el viejo proyecto de desviar el dren Juárez al dren Buenaventura. El gobernador prometió que lo gestionará con Conagua en su próxima visita a la Ciudad de México.

Los dichos. En medio de esa cascada de promesas que asumió en su reciente visita a Mazatlán, el presidente electo de la República, Andrés Manuel López Obrador, también dejó varios mensajes: está el «ya no nos peleemos, las campañas ya pasaron», que bien se podría aplicar a la ríspida relación que han establecido el alcalde electo de Mazatlán, Luis Guillermo «Químico» Benítez Torres y el gobernador Quirino Ordaz Coppel por las obras turísticas. También está el anuncio de que ya acordó con el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, postergar el decreto para la reserva del golfo de California. La noticia la externó al mismo tiempo que advirtiera la necesidad de fomentar la pesca responsable. AMLO también fijó el propósito de establecer con el gobierno de Sinaloa una relación de respeto. Habrá que ver cómo evoluciona la situación.

¿Por lo oscurito? Tras una serie de exigencias que hacían los integrantes del Frente de Defensa del Impuesto Predial Rústico en el municipio de Angostura, que preside Ramón García Reyes, quienes aseguraban que querían saber a detalle en los últimos treinta años en qué se había invertido el recurso que llegaba por medio del IPR, las acusaciones contra la actual administración fueron duras y directas al asegurar que se hacían obras de mala calidad y se reportaba otro gasto. Sin embargo, de la noche a la mañana, los reclamos porque se esclareciera la distribución de los recursos se olvidó, y la exigencia a la administración de José Manuel Valenzuela se detuvo.

Se acabó. Los que dicen que «ya bajaron la cortina» y le dijeron al gobierno de Guasave que fue todo por hoy son los de Obras Públicas en el estado, pues, mientras que la ciudadanía sigue esperando que terminen de pavimentar varias calles de Guasave, en el municipio dicen que ya les dijeron que por el momento ya no habrá conclusión en lo que resta de esta administración municipal. Lo peor es que son obras estatales, por las que han estado esperando mucho tiempo; y, por lo que se ve, seguirán en la espera, con todo y las molestias que ello implica.