Ahora puedes personalizar la edición que más se ajusta a tus preferencias.

Nuevo
Opinión

TERCER PISO

Por: Tercer Piso

Reacomodos. Entre la militancia de Morena en Sinaloa no han caído nada bien las designaciones en las coordinaciones de las dependencias federales en el estado (antes delegaciones), porque ningún nombramiento ha sido para quienes trabajaron en la campaña, sino para priistas o personas afines al PRI. Esta molestia llegó a Palacio Nacional, en donde se instruyó a revisar todos los cargos que han sido entregados hasta el momento, y en algunos casos fueron suspendidos los funcionarios, como ocurrió con Julio César Quintero Ledezma, nombrado oficialmente como coordinador del IMSS hace ocho días. También fueron consultados Víctor Gandarilla, de Segob; y Miguel Murillo, en Profeco, pero ellos siguen en funciones normales. La próxima semana habrá noticias, y existe la posibilidad de que haya cambios en algunas coordinaciones, lo que manda señales de inestabilidad en el Gobierno federal en Sinaloa, que por el momento parece que está paralizado; mientras que el superdelegado Jaime Montes Salas sigue rebasado y luce perdido.

Nada claro. Causó extrañeza a los ahomenses que el ahora secretario de Desarrollo Social, Álvaro Ruelas Echave, no haya querido hablar como presidente municipal y secretario del Ayuntamiento que fue en el periodo que se suspendió la rehabilitación del colector Zacatecas, donde después, en diciembre pasado, cayó y falleció un niño, y más que el presidente de Vigilantes Ciudadanos por la Transparencia, Guillermo Padilla, pide que se les finque responsabilidades a presidentes del Consejo de Administración de Japama, gerentes generales y consejeros de esos tiempos, que ahora no saben o no quieren explicar por qué empezaron la obra y fue suspendida en dos ocasiones. Con razón el exgerente Jaime Félix Reza dice que «no se acuerda» de nada. ¡Qué cosas!

Qué se pongan de acuerdo. En Mazatlán urge que el equipo del Codesin, que encabeza José Alfredo Ruelas Solís y el alcalde de Mazatlán, Luis Guillermo Benítez, se reúna para definir una estrategia en común. Esto porque mientras el Codesin se concentra en potenciar el proyecto del corredor económico Pacífico Norte, al alcalde de Mazatlán le ha dado por promover el rescate del proyecto ferroviario Mazatlán-Durango, abandonado desde hace más de cuatro décadas. Ambos plantean la posibilidad de movilizar mediante esas vías el comercio portuario hacia los Estados Unidos.

Hacen lo que quieren. Vaya que andan mal las cosas en el municipio de Sinaloa, pues ayer por fin uno de sus regidores, el profesor Román Rubio López, de Morena, balconeó a la alcaldesa María Beatriz León Rubio de no estar haciendo las cosas como se deben y como lo establece la ley. Lo que resulta raro es que por falta de oficio no es, pues es una política con experiencia, así como su principal colaborador, el secretario del Ayuntamiento, Paz Artemio Obeso, como para que se les haga bolas el engrudo de esta manera. Resulta que en la consulta popular de elección de síndicos, subsíndicos y comisarios, la convocatoria prácticamente fue amañada para que solo compitieran y ganaran los que son afines a su partido político, el PRI, pero lo peor fue cuando el edil acusó que en los casi cuatro meses de gobierno en ninguna ocasión han tenido una reunión de concertación política para tomar acuerdos de los temas que se debatirán en cabildo, así como tampoco se logra ubicar quién está como representante del Órgano de Control Interno, entonces ¿quién puede actuar y observarlos en este caso?

Nada fuera de horario. «Vengan hasta mañana, que ya salí de trabajar», fue la respuesta que dio la directora de Trabajo y Previsión Social ubicada en Guamúchil, Dania Daría Rojo Gaxiola, a un grupo de aproximadamente 250 jornaleros agrícolas, que a como pudieron le hicieron una llamada para pedirle asesoría debido a que desde el pasado miércoles se cumplió el compromiso de pago en uno de los empaques agrícolas de Angostura, y como ya era casi una semana, no recibían el pago a su trabajo y no había forma de tener acercamiento con los dueños, sino con los puros capataces para saber cuándo recibirían la paga. La inconformidad de este grupo llevó a detener algunas pangas con producto para exigir ser escuchados y tener una respuesta correcta. Fue tanta la presión, que lograron el pago. Pero es totalmente reprobable el actuar de esta funcionaria, quien ya había cerrado la oficina y no podía atender a nadie fuera de horario.