Opinión

También nos pega

Por  El Debate

La tragedia del pasado viernes, que hasta el cierre de esta edicion ya sumaba mas de 70 muertos, quedara marcada en la memoria del pais.
Ya se han dado acontecimientos por explosiones en zonas pobladas hace décadas, incluso peores. En el Estado de México y Guadalajara las mas fuertes.
Sin embargo, el caso de Tlahuelilpan es una nueva herida que reabre las viejas. Se da ademas en un contexto en que muchas zonas del pais no tienen gasolina.
El desabasto es consecuencia de la lucha del gobierno de México contra el robo de combustible, que genera pérdidas de decenas de miles de millones de pesos al año a Pemex.
Hay reportes de que en el valle donde se encuentra Tlahuelilpan habia decenas de tomas ilegales, una de ellas, la que exploto.  Dicen que la mayoria de las victimas era gente humilde que no se dedicaba al robo, que fue por gasolina gratuita.
Eso es algo que no se puede cuestionar hasta que salga mas luz sobre el caso. Lo que si es lamentable es que pese a tantas tragedias estemos “en pañales” en cuanto a medidas de proteccion civil se refiere.
En ese sentido, Tlahuelilpan es un fuerte mensaje de alerta. Para todos. Ahora sigue, como después de cada tragedia, analizar las causas y buscar soluciones para que la historia no se repita.
Editorial corregida