Opinión

Tarifas abusivas

GUASAVE

Por: René Figueroa

Los concesionarios del transporte urbano están, como luego dicen, matando la gallina de los huevos de oro con esa tarifa de siete pesos que empezaron a cobrar a los estudiantes de nivel básico.

Ayer fue una serie de protestas de los desesperados padres de familia, quienes molestos se preguntaban quién los podía defender para que a los niños de primaria y secundaria se les cobrara igual que al resto de los estudiantes.

Los concesionarios se amparan en una ley y podrán tener razón, pues los señores dicen que a ellos sólo se les obliga aplicar el descuento a quienes estudian educación media superior y universidades.

Sin embargo no miden los daños a la economía de las familias, quienes resultan golpeadas por los aumentos a productos de primera necesidad y que se conjugan con el regreso a clases.

En ese inter las autoridades, quienes se supone regulan el funcionamiento del transporte público, deberían de revisar bien las unidades y el comportamiento de algunos de los choferes que son groseros con los usuarios.

Deben de buscar la forma de que las unidades que no cumplen con estándares sean etiquetadas como servicio de segunda.

Eso de las tarifas a estudiantes debería ser analizado por los señores diputados, quienes en el papel representan los intereses de quienes votaron por ellos, pero tal parece que les interesa más la imagen de cara a nuevos compromisos que emprenden programas populistas y se olvidan de legislar en favor de quienes los han llevado al poder.

Por lo pronto ayer los concesionarios dieron la orden de cobrar siete pesos a los pequeños, que en el universo no son mayoría, pero sí les pega al deteriorado bolsillo de los padres de familia.