Opinión

Temporada de huracanes

NUESTRA OPINIÓN ESTATAL

Por: Redacción

Como cada año, la temporada de huracanes viene. Septiembre y octubre son, históricamente hablando, los meses donde más nos golpean estos meteoros, cuyas consecuencias en los últimos años han sido graves para las familias sinaloenses.

Un año ha pasado desde que golpeó Manuel, y hoy en día sus estragos se padecen, pues afectó de forma considerable la economía local, al dañar cosechas, negocios y cientos de viviendas que quedaron inundadas a su paso.

Y como siempre, con cada afectación de fenómenos naturales como Manuel, viene el segundo golpe, que nada tiene que ver con la naturaleza: se trata de la indolencia de las autoridades por apoyar a los afectados. Dan largas para que los apoyos lleguen, y cuando llegan, la eterna burocracia del gobierno obstaculiza la entrega rápida de los apoyos.

Tampoco faltan los políticos, so pretexto de ayudar, que entregan láminas o cobertores para salir en la foto, poniendo sus 'rostros preocupados' junto al anciano, al niño o padre de familia, que con tal de recibir una ayuda no le importa que fotografíen.

La naturaleza es impredecible. Los arroyos y canales que el ser humano bloquea con construcciones, cada que llueve con fuerza son recuperados, se abren camino y se llevan todo a su paso. Por desgracia, también vidas humanas.

El estado aún no se recupera de lo sucedido hace un año, hay apoyos que nunca llegaron para cientos de familias, que se quedaron con las promesas y la molestia de que llegó un apoyo para ellos, el cual nunca recibieron.

En esta temporada de huracanes se espera que la naturaleza sea benévola, que si hay daños, que sean mínimos y lo principal: que no haya muertes.