Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

0 0

Tercer Piso

EL DEBATE

Se le olvida el invitado. En su intento desesperado por evadir a toda costa los cuestionamientos de los reporteros que acudieron a la presentación del régimen de incorporación fiscal, el gobernador Mario López Valdez salió de prisa de la Torre Académica de la UAS pero se olvidó de un pequeño detalle, el jefe del SAT nacional, Aristóteles Núñez Sánchez, se quedó a atender a la prensa que le solicitó entrevista. Al llegar a su camioneta, el mandatario preguntaba a sus colaboradores dónde estaba Aristóteles.

Malova le corta a Comunicación. Ayer se oficializó lo que en este espacio ya se había anunciado: Gobierno del Estado no considera importante el enlace con medios, así que cerró las oficinas que tenía en Los Mochis y Mazatlán, ahora sí que como el cangrejo, caminando hacia atrás. Despidió a los que realizaban la comunicación con reporteros, en el sur a Sofía García y en el norte a Sergio Salcido. Ahora sí que el gobernador Mario López Valdez marcó su distanciamiento, pues el argumento del ahorro no es válido. Si se trata de ahorrar, por qué no empieza con bajarse el sueldo, de paso el de sus secretarios, y, claro, también se ahorraría si se dejan de pagar viáticos innecesarios y tener un verdadero control sobre lo que se gasta en combustible, por citar un ejemplo.

No le gusta repetir. Y hablando de entrevistas, ahora resulta que a Clodomiro Espinoza García, subsecretario de Ingresos del gobierno estatal, no le gusta dar declaraciones de manera individual a los reporteros durante eventos públicos, y le pide al primero que lo aborda a reunir a los demás compañeros, según él, para no tener que repetir lo mismo varias veces, pero muchas veces utiliza esta estrategia para huir sin dar entrevistas. Lleva tres años en su puesto y todavía no sabe cómo atender a los representantes de los medios de comunicación.

"Aquí mis chicharrones truenan". Un fuerte revés se llevó la alcaldesa de Salvador Alvarado, Liliana Cárdenas Valenzuela, quien está acostumbrada a que todos le digan que sí y le aprueben sus ideas, pero cuando el consejero de la Junta de Agua Potable y papá del secretario del Ayuntamiento, Marco Antonio López Heráldez, no estuvo de acuerdo en posponer la aprobación del anteproyecto del aumento a la tarifa de agua del 70 por ciento, debido a la severa crisis que arrastra la paramunicipal, los ojos se le salían y el color subió a su rostro. Echaba chispas porque mientras la alcaldesa pedía esperarse para la aprobación, el consejero, con argumentos del bache económico, alegaba la necesidad de hacerse recursos certeros y no estar esperando del cielo las gestiones que nomás no acaban de llegar. El poder de convencimiento de Liliana quedó comprobado cuando sólo tres consejeros votaron a favor de darle para adelante el incremento, mientras otros siguieron el canto de la manada. Pero ya cantó el primero.

Políticos que se comen... entre ellos. Enrique Soto Escalante, el regidor que en el papel es del PT en el Ayuntamiento de Guasave, lanzó porras al gobierno de Armando Leyson y se olvidó de la polémica sobre la reforma energética. ¿Será por eso que algunos connotados perredistas, e incluso panistas, critican en redes sociales que el korysmo se está pareciendo al malovismo? Y eso no queda ahí, hay blanquiazules, como la regidora Lulú Martínez, que en su facebook puso que en Guasave no hay nueva ala de panistas, sino "prianistas, arribistas y prianistas". ¿Tan fuerte está la cosa en política dentro de las paredes de la comuna? Por cierto, a quiénes se referirán. ¡Qué cosas!

Tráfico de influencias. Miguel Ángel Gutiérrez Bazúa, director de Servicios Públicos en Ahome, aceptó ayer que hizo sin permiso la barda que obstruye la calle Leyva en su fraccionamiento Las Haciendas, sólo con la palabra de la administración pasada, por seguridad de su fraccionamiento porque hay monte, pero que la quitará cuando la Leyva tome su trazo. Y los mochitenses se preguntan, ¿cómo es que si cualquier mortal hace una banquetita o simplemente ven un montón de arena en una banqueta de una casa, ya le caen los inspectores del IMSS, de Obras Públicas, de Inspección y Normatividad y otros tantos, para aplicarle una multa porque no se tiene el permiso de construcción? Ah, qué funcionarios... Hasta eso, dice que en su plano ya tiene incluido un puente (precisamente en la Leyva) que unirá el fraccionamiento en su paso hacia el aeropuerto. Hay que apuntarlo para las futuras generaciones...

[email protected] @Tercer_Piso