Conéctate a El Debate

O conéctate con...

Usuarios registrados

Cancelar

Tercer Piso

Extraoficial

Rienda suelta. El que bailó con las madres mochitenses que se encontraban en el restaurante del Hotel Santa Anita el mero Día de las Madres fue el gobernador Mario López Valdez, quien acudió a Los Mochis para pasar el día sábado con su esposa, su mamá y su suegra. Además de mandarles mensaje a las madres sinaloenses, también envió uno a los alborotados "pintabardas", pero con el que los aspirantes soltarán el cuerpo un rato, porque casi, casi, les dijo que por lo pronto pueden hacer lo que quieran para promocionar la imagen con miras a las elecciones del 2015 y 2016. Que ya habrá alguna autoridad que los ponga en cintura… Vámonos.

Dura experiencia. Dice el refrán popular que "cuando la perra es brava, hasta a los de la casa muerde" y dado que la situación en materia de robo de vehículos es uno de los pendientes que no ha podido resolver el Gobierno del Estado, el robo del que fue víctima su secretario de Desarrollo Económico, Aarón Rivas Loaiza, es la muestra más palpable de que dicha incidencia delictiva está totalmente fuera de control, aun cuando Mario López Valdez asegure que dicha incidencia va a la baja. Lo relevante es que al secretario Rivas Loaiza lo bajaron de su camioneta con pistola en mano, previo "corte de cartucho" y ponerle el frío cañón en la frente. Ahora hay alguien que puede contarle al gobernador lo que se siente tener tan cerca a la "Catrina" gracias a la ineficiencia de los operativos implementados por la Policía Ministerial del Estado.

Dinero, es dinero. El oficial mayor del Ayuntamiento de Mazatlán, Salvador Reynoso, salió a decir que la presente administración ha impuesto un par de récords en cuanto a recaudación de impuestos se refiere, y qué bien por el municipio, lo malo es que por los denominados giros negros, es decir, revalidación de licencias de alcohol, así como autorización de centros de apuestas, tables dance, bailes y espectáculos. ¿Será acaso que la comuna le apuesta a recaudar impuestos independientemente del giro? De ser así, no dude que empiecen a surgir más negocios de venta de alcohol, tables dance o casinos a complacencia.

¿Cómo está la cosa? Con la regularización de las medidas de seguridad del transporte escolar en Guamúchil es una ciudad que no pasa nada, pese a que los padres de familia se quejan por incumplimiento del cinturón de seguridad y aire acondicionado nomás se llega a pura queja; es que resulta que el inspector de las unidades escolares, Buena Ventura Rochín, además de ser quien las regula que se cumpla con estas medidas de seguridad, también tiene el negocio familiar del transporte. Entonces todo queda en casa porque la hace de juez y parte y no hay nadie que le ponga mano dura, cómo, si se pone duro es como auto afectarse

Populismo puro... El alcalde Armando Leyson Castro encabezó en Guasave un acto en la colonia en donde vive el diputado federal Blas Rubio Lara, todo normal, pero al término del evento rifó entre las madres de familia regalos, entre los que se encontraban electrodomésticos y dinero en efectivo, lo menos eran 500 pesos. Por cierto, una de las agraciadas fue la esposa del legislador federal, quien a pesar de los gritos desesperados de una ama de casa que casi afónica decía: ¡Que ponga el diputado!, ¡Que ponga el diputado!, Blas, fiel a su trayectoria, no sacó ni para un refresco.

Qué impunidad. Los que se defienden como "gatos panza arriba" de los señalamientos de desfalco en El Fuerte, son los funcionarios de la pasada administración municipal, porque por más triquiñuelas que les han comprobado con las revisiones de la Auditoría Superior del Estado, con facturas expedidas de la manera más burda, se empeñan en decir que son inocentes. Jesús Uriarte Ramírez, exdirector de Obras Públicas, aseguró que si lo acusan de desfalco, eso quiere decir que es robar, y el que roba es ratero, y él no lo es, porque vive modestamente, pero muy a gusto. Míralo. El alcalde Eleazar Rubio siempre ha dicho que no se robó nada, así que de los tres que se mencionan sólo queda uno. ¿Acaso pensarán en echarle toda la culpa al tesorero?… Qué bárbaros.