Opinión

Tercer Piso

Por: Tercer Piso

Cierre de año con deudas. Ayer fue el último día del 2017, y ahora sí que depende de cada quien cómo se vea el vaso, si medio lleno o medio vacío. Pero, respecto al Gobierno del Estado, al parecer la mayoría de los grupos que constantemente han manifestado sus inconformidades por faltas de pago lo seguirá viendo medio vacío, porque las promesas hechas por los funcionarios del Poder Ejecutivo estatal se la llevaron a puras promesas y cumpliendo a medias, y así llegó a fin de año. El mandatario estatal cierra su primer año de gobierno, pero para las deudas no hay borrón y cuenta nueva, sino al contrario, estas continúan, e iniciando el año se tienen programadas ya hasta manifestaciones para continuar exigiendo el pago de los diversos grupos afectados, entre los que se encuentran los maestros, jubilados, activos y pensionados, los trabajadores del sector de la salud y hasta los productores, quienes no se cansan de solicitar sus pagos. Veremos si esta situación mejora para el gobierno este 2018. Los mejores deseos.

No hubo respuestas rápidas. Los servicios públicos fueron este año los más solicitados por la ciudadanía, principalmente en iluminación, basura y drenaje, que las autoridades no resolvieron de inmediato, pues, de acuerdo con los ciudadanos, estos tardaron cerca de un mes en ser abastecidos, a menos que el recorrido matutino del alcalde Fernando Pucheta les favoreciera en sus colonias, y ahí se les resolvía de inmediato. Pero, en contraste, en otros asentamientos tuvieron que soportar olores pestilentes por colapsos de drenaje que no fueron atendidos por la paramunicipal de inmediato, a pesar de representar riesgos para la salud, al igual que los montones de basura que se acumularon y se acrecentaron con festejos decembrinos y la iluminación tan necesaria para prevenir actos delictivos.

Mal inicio de año. Los que se quedaron esperando aunque sea migajas de recursos, pero que con algo los conformaran, fueron los trabajadores que laboran en el asilo de ancianos, pues aunque ellos han optado por mantener un bajo perfil, sin hacer mucha polémica con denuncias públicas sobre los pagos pendientes, dicen que andan por la calle de la amargura, pues ni siquiera a las quincenas les abonaron. Ya de plano no se pudieron aguantar, pues dicen que están más que convencidos de que eso de la prudencia y de esperar como niños buenos, que a las autoridades municipales les dé por acordarse de ellos, no está dando resultados, y aseguran que este 2018 o les pagan lo correspondiente o se atengan a las consecuencias las autoridades. A ver si la alcaldesa no les sale con que la puerta está muy ancha, como suele decir en esos casos, pues ya ha dicho de sobra que o cooperan o cuello.

Intenciones. El año está por culminar, y todavía no se ha destapado por parte de los partidos quiénes serán sus «gallos», los que buscarán ocupar un puesto de elección popular. Y aunque en Salvador Alvarado, Mocorito y Angostura se han mencionado nombres de aspirantes a la candidatura para presidentes municipales y diputados, todavía no ha salido el valiente que diga que se va. Asimismo, se ha mencionado que el presidente de Salvador Alvarado, Carlo Mario Ortiz Sánchez, buscará la reelección, acto que no le agrada a muchos de su propio partido; mientras que a Jesús Guillermo Galindo Castro, alcalde de Mocorito, poco se le ha visto en actos políticos, tal vez porque su partido no tenga tanta fuerza en su municipio por ser un partido joven. Pero del primer edil angosturense, José Manuel «Chenel» Valenzuela López, sí se ha rumorado su nombre, aunque tras eso hay muchas especulaciones, pues se dice que por el PAS no iría en busca de la reelección, sino de otro puesto.