Opinión

TERCER PISO

Por  Tercer Piso

Estiradita. El presidente municipal de Culiacán, Jesús Estrada Ferreiro, aprovechó el inicio del periodo vacacional de Semana Santa para operarse los párpados, que lo mantuvo ausente durante cinco días previo a los días santos. El alcalde reapareció el jueves y el sábado, y su rostro lució las marcas de la cirugía a la que se sometió, y ya se le ven los ojos más grandes, que ya le dificultaban la visibilidad, especialmente al conducir. Además, se operó las bolsas que tenía en los pómulos. Así que no se sorprenda al ver a Estrada Ferreiro más joven. Al menos ya se percibe algo de transformación en el Gobierno de Culiacán.

En Los Mochis. El gobernador Quirino Ordaz Coppel cumplió lo que prometió: puso en marcha los trabajos de construcción de tres drenajes sanitarios que en febrero pasado anunció con una inversión millonaria y que levantó los ánimos a los mochitenses beneficiados. Los colectores Degollado, Niños Héroes, Zacatecas y Las Mañanitas, en Los Mochis, sin duda benefician a la población, que ya está harta de verse inundada cada vez que llueve. En los eventos lo acompañó muy sonriente el alcalde ahomense, Billy Chapman, quien después de la supervisión de balnearios y centros ceremoniales en los días santos y esta visita echó por tierra las versiones de que había algún distanciamiento entre el presidente municipal y el gobernador después de tanta denuncia ciudadana contra Chapman. Ah, y en los eventos, el senador priista Mario Zamora y el delegado federal Jaime Montes.

Se les hacen pocos. Algo malo, muy malo, debe estar pasando en la mente de las autoridades de Mazatlán al calificar que el saldo del operativo de seguridad y prevención implementado en Semana Santa es blanco, cuando se presentaron incidentes graves que cobraron cuatro vidas: uno arrollado, uno ahogado, otro en un accidente automovilístico y uno más casi en el momento mismo en el que arrancaban las labores. Eloy Ruiz Gastélum, coordinador de Protección Civil en ese puerto, declaró ante los medios que los resultados cumplieron las expectativas. Muy mal favor le hace el funcionario a la promoción de Mazatlán, pues nadie en su sano juicio declararía que las autoridades tienen como expectativa la muerte de cuatro personas en cada periodo de afluencia turística.

La oposición muerta. En Mocorito, los partidos de oposición en la sala de regidores parece que no existen. El nulo trabajo presentado ante las comisiones que fueron asignadas es muy evidente. Édgar Alonso Belmontes Rubio, Ahymara Karina Lora Ibarra y Heidy Dannel Sillas Lara, ediles del Partido Revolucionario Institucional, carecen de trato y de experiencia en el ramo del quehacer político, pero también les ha faltado la asesoría de parte de los gurús del PRI. Hasta ahora, desde el interior del propio PAS y del PAN, de la voz de Eduardo Daniel Robles Sánchez, es de donde se escuchan más objeciones, porque ni siquiera del excandidato a la presidencia municipal y ahora regidor Claudio López Camacho, de Morena, se ha escuchado que levante la voz, por lo que han dejado al alcalde Guillermo Galindo Castro servirse con la cuchara grande.

Poco a poco. Durante las vacaciones de Semana Santa, los sinaloenses produjeron más de mil toneladas de basura en las principales playas, y aunque la cifra suena muy elevada, es importante resaltar el cambio de actitud, que a decir del secretario de la Sedesu, Carlos Gandarilla, en un futuro podría hacer que los sinaloenses ya no necesiten de campañas preventivas, sino que tomen como un hábito no ensuciar estos centros recreativos. Hay que reconocer que queda mucho por hacer respecto a la generación de conciencia sobre el tema de limpieza y respeto por la naturaleza, pero al menos ya se está dando un paso enorme. Ojalá que cada año sean más los que se sumen a cuidar y mantener limpias las playas, y no solo lo hagan durante la temporada de Semana Santa.