Opinión

TERCER PISO

Por  Tercer Piso

Regreso. Seis meses después de haber concluido su periodo como presidente municipal de Culiacán, Antonio Castañeda Verduzco regresó al Gobierno del Estado como director general del Instituto de Desarrollo Social (Isdesol), cargo que hasta ayer venía desempeñando Juan Garibaldi, quien informó por medio de redes sociales sobre su renuncia por motivos personales. Garibaldi agradeció la oportunidad al gobernador Quirino Ordaz y a su esposa, Rosy Fuentes, a la vez que reiteró su amistad y le deseó éxito al secretario de Desarrollo Social, Álvaro Ruelas Echave. Desde el mes de noviembre, el nombre de Antonio Castañeda se mencionó para ocupar la presidencia del PRI en Sinaloa o para alguna secretaría del Gobierno estatal, incluso en la Subsecretaría de Gobierno, donde se encontraba antes de rendir protesta como alcalde. Esta semana ha sido de inclusiones de priistas del extinto Grupo Culiacán, porque además de Castañeda Verduzco, Manuel Osuna Lizárraga fue designado como jefe de Servicios Regionales de la Sepyc.

Modernización. El gobernador Quirino Ordaz Coppel coronó ayer el proyecto de modernización del centro de Los Mochis, en donde estuvo de nueva cuenta para inaugurar la transformada calle Guillermo Prieto, como parte de una de las obras que impulsó el exalcalde de Ahome Álvaro Ruelas Echave, hoy secretario de Desarrollo Social. Como alcalde, Ruelas Echave inició ese proyecto en la calle Zaragoza con el respaldo del gobernador, y le siguió con la Guillermo Prieto, que ayer le tocó capitalizar al alcalde Guillermo «Billy» Chapman, a quien los responsables de imagen e incondicionales quisieron colgarle ese logro, cuando todo mundo sabe cómo masca la iguana con esa obra. Es más, Ordaz Coppel tiene en su agenda seguir con ese proyecto, al que cuentan que Chapman se quiere subir para tener razones con miras a dar el golpe mediático de que se diga de ser el que transformó el centro de la ciudad. Dado a la ocasión.

Incongruencia. Algo malo pasa en la Administración municipal de Mazatlán que preside el morenista Luis Guillermo Benítez Torres. Ayer, el presidente municipal respondió a las críticas que le han hecho por pagar con recursos públicos una comilona ofrecida en el Congreso de la Unión para los diputados federales. Dijo que planea ahora una muestra más grande en el Zócalo de la República para promocionar a Mazatlán como un destino gastronómico. Al mismo tiempo, el tesorero municipal Javier Alarcón declaraba a los medios de información que intentará solicitar un préstamo al Gobierno del Estado para solventar algunas sentencias de indemnización que tiene la comuna, pues no puede contratar una nueva deuda. Así, mientras el alcalde se dedica a hacer gastos no prioritarios ni presupuestados, el tesorero busca cómo cubrir las deudas.

En espera. A la diputada local guasavense Flora Miranda Leal parece que se le anda haciendo bolas el engrudo al no estar claro qué avances llevan o si definitivamente sí habrá resultados en dos temas de relevancia para el municipio. En primer lugar, en el llamado que hizo al Gobierno del Estado a que se buscara no descontar la llamada cuota liga a los productores, pues simplemente pasaron las trillas de frijol, de garbanzo y están por generalizarse las de maíz, sin que esto haya dado resultados favorables, pues también a la diputada local no se le ha visto cerca de las organizaciones que andan impulsando los movimientos de protesta tan solo para buscar mediar o cuando menos dando su respaldo. El otro tema de relevancia es el del centro de justicia penal que se anunció para Guasave y Sinaloa, pues se desconoce dónde paró el asunto o si de plano el tema ya quedó pospuesto para el año que entra, como consignó en un momento la alcaldesa Aurelia Leal López.

La culpa es de la Jucopo. El dirigente estatal del PRI en Sinaloa, Jesús Antonio Valdés Palazuelos, dio a conocer la inconformidad de alrededor de veinte diputados del Congreso local debido a la manera en que se conduce la Junta de Coordinación Política (Jucopo) al frenar los avances legislativos, según afirma, al sobrepasar lo que dicta la Constitución; además, señala a los morenistas en el Congreso de no contar con una agenda planeada y trabajar desorganizadamente al supuestamente desconocer los temas de los que se ha hablado en busca de recuperar terreno, tales como las guarderías, los comedores comunitarios y los despidos a trabajadores del Gobierno.