Opinión

TERCER PISO

Por  Tercer Piso

Sentencia. En Sinaloa se vivió ayer un día histórico en el combate a la corrupción, porque en el primer juicio oral en contra de un ex servidor público estatal, Luis Ángel P., exsecretario técnico de la Secretaría de Turismo, fue declarado culpable por el delito de desempeño irregular de la función pública, y la jueza que llevó el caso decretó la pena máxima por este delito, que son nueve años de prisión, debido a que el monto que fue desviado por el exfuncionario fue muy alto, pero además se le sumaron otros cuatro años y medio por una agravante, que suman en total trece años y seis meses de cárcel, y además deberá pagar los 8 millones 691 mil pesos que fue el daño causado al erario, más una multa de 54 mil 780 pesos; y quedó inhabilitado por 27 años para desempeñar algún cargo público en Sinaloa. El peso de la ley cayó, y fuerte, contra el exfuncionario, que hasta el momento ha sido el primero en pagar por actos de corrupción, con todo y los errores que cometió la Fiscalía General del Estado.

Y sigue la mata dando. Dicen que como el proceso de juicio político que pidieron varios grupos de Ahome no ha prosperado contra el alcalde Billy Chapman, ahora resulta que «alguien» mandó a las redes sociales un documento que supuestamente están firmando los regidores, pero del cual apenas lo han hecho tres. Lo que extraña es que los supuestos firmantes son Ramón López Félix y María del Socorro Calderón Guillén, del Partido del Trabajo, quien llevó al presidente al poder, y Gerardo Amado Álvarez, de Morena. La carta de adhesión pretenden enviarla a José Antonio Ríos Rojo, secretario general del Congreso del Estado de Sinaloa. En ella dicen que Billy Chapman «ha violado sistemáticamente los derechos humanos tanto del personal activo al Gobierno, como de personas ajenas con las que él tiene contacto». La pregunta es: ¿quién está interesado en dejar en mal a los tres regidores que presuntamente ahora también están contra el alcalde de su grupo? Ya se sabrá...

Nada que presumir. Ya sea por la falta de recursos por parte del Gobierno del Estado o los recortes presupuestales federales, el desempeño del director general de la Comisión Estatal de Vivienda, el mazatleco Salvador Reynosa, ha sido gris. Los trabajos para la construcción de las viviendas de los damnificados por el huracán Willa y 19-E han sido muy lentas. En tanto, no se ve para cuándo se liberen las partidas de 30 millones de pesos para dotar de viviendas a los más de mil 100 desplazados por la violencia en las zonas rurales. El caso es que al una vez candidato a la alcaldía de Mazatlán se le ve más dando declaraciones, que entregando obras.

Preocupante. Ayer, que trascendió la renuncia de Carlos Urzúa a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el diputado federal de Guasave, Casimiro Zamora Valdez, se encontraba desayunando en un restaurante muy popular de la ciudad, y tras ser abordado por los representantes de los medios de comunicación sobre este tema respondió que sí debe preocupar, pues podría generar una desestabilización económica al país. El legislador federal señaló que, de acuerdo con los argumentos del ahora exfuncionario federal, de que hubo algunas imposiciones y que por su parte desde el Congreso han hecho recomendaciones al Gobierno federal, deja a la ciudadanía en una incertidumbre mayor, considerando que es un puesto del que dependen las políticas económicas del país y que por algo se fue el exfuncionario, que no deberá pasar inadvertido entre los ciudadanos.

Cuento de nunca acabar. En puras peticiones y amenazas de mano dura contra la quema de soca, y no hay ninguna acción en concreto que permita acabar con esta práctica, incluso la alcaldesa Aglaeé Montoya Martínez dijo que pretende que en la próxima sesión de cabildo se analice la revocación para la Junta de Sanidad Vegetal del Valle del Évora la entrega de permisos para la quema de soca. Duela a quien le duela, se establecerán medidas muy drásticas debido a que es incontrolable la quema, y no hay autoridad agrícola ni Sanidad Vegetal, menos el Cesavesin, que se encargue de poner un alto en el municipio de Angostura, que ya hasta han requerido el apoyo del Cuerpo de Bomberos de Guamúchil, porque en Angostura no se dan abasto.