Opinión

Tercer Piso

Por  Tercer Piso

Decepción. Los conflictos en el grupo parlamentario de Morena, que por el momento fueron controlados, dejó varias lecturas que bien valen la pena poner sobre la mesa, y todas dejan muy mal parados a los representantes de la Cuarta Transformación (4T). Por un lado, causó mucha decepción que el origen de fondo de la disputa por la coordinación de la bancada haya sido el dinero, y que fue coronado con el incremento en sus percepciones, que van en contra de la Ley de Austeridad que ellos mismos pregonaron y aprobaron, y lo más grave es que en un año han cambiado de mentalidad. Como diría AMLO: «¡Qué rápido enseñaron el cobre!». Por otro lado, quedó más que demostrado —aunque no había duda— que quien controla y ordena en el grupo mayoritario, por medio de Graciela Domínguez, es el senador Rubén Rocha Moya, quien salió bien raspado y debilitado. Y, por último, entre los morenistas que se disputan el poder en el Congreso hay grupos claros: Rocha Moya, con su operadora Graciela Domínguez; y Guillermo Benítez-Jaime Montes, con María Victoria Sánchez y Cecilia Covarrubias. La siguiente batalla es por la dirigencia estatal de Morena, y dentro de un año por las candidaturas.

Más dudas… No cabe duda de que las «explicaciones» en el tema de la emisión de recibos falsos en la Tesorería del Ayuntamiento de Ahome no dejaron contentos ni a las víctimas —que, aun cuando tienen los recibos en su poder, les dicen que no han pagado— ni a los representantes de los sectores productivos ni de la sociedad mochitense. Tanto la tesorera municipal Ana Ayala Leyva, como la directora de Cobranza, Onisa Juárez, solo cantinflearon ante la prensa, pero no fueron para decir nada, ni que investigarán al personal, lo que sí hizo la síndica procuradora Angelina Valenzuela Benites. Ahora, a esperar lo que diga el Órgano Interno de Control, que tiene buena tarea para desenredar esa madeja en Tesorería, que de por sí ya ha dado mucho de qué hablar y que, para acabarla de amolar, dicen los contribuyentes, no hace convenios directos para el pago de los atrasados adeudos de los propietarios. Tienen una oficina independiente en Degollado y Cuauhtémoc. La pregunta es: ¿hay algún convenio comercial, como ya sucedió en el periodo de Arturo Duarte, quien habilitó en la misma tesorería un agencia exterior para esas regularizaciones? ¿Quién está tras esto? No que ahora iba a ser una Administración transparente, honesta…

Paciencia. En la zona pesquera del sur de Sinaloa ya fue levantado el cerco sanitario por la mortandad masiva de peces. No obstante, aun así, los pescadores esperan la pronta visita de la directora general de Acuacultura y Pesca en Sinaloa, Maribel Chollet Morán, con los apoyos emergentes que prometió al sector. Esto porque los pescadores perdieron dos semanas de capturas de camarón y 17 toneladas de peces que eran su opción alternativa ante la escasez del crustáceo.

Un pequeño detalle. Los que andan muy molestos son los socios de la ganadera local de Angostura, pues luego de todos los esfuerzos realizados para estar libre de enfermedades y estar en condiciones de ser objeto de calificación por la USDA, resulta que, a raíz de que Sinaloa perdió el estatus sanitario, se percataron de que la Unión Ganadera Estatal no contempló al municipio de Angostura, por lo que ni alcanzaron a ser parte de la calificación, y el barrido está por terminarse. Ante esto, la presidenta de la Asociación Ganadera local, Maricela García Sánchez, dijo que buscarán separarse de la Unión y conformar un organismo que no los bloquee y los apoye para generar mejoras en la ganadera.

No tienen la voz completa. La necesidad que traen las autoridades municipales en Guasave de atender otros asuntos es quizá el motivo por el cual ha pasado un año de haber iniciado esta Administración y no se les ven intenciones por cubrir los adeudos que por concepto de impuestos vehiculares mantienen desde hace varias Administraciones. El tema no tendría relevancia si no se tratara de que los propios vehículos oficiales del Gobierno, particularmente de Tránsito, circulan sin placas por no estar al corriente con el pago de tenencia y calcomanía, pero sí exigen a los ciudadanos que se reporten con las actualizaciones de documentos, como seguro, licencia o el mismo refrendo vehicular, por lo que como autoridades no tienen la voz completa. El problema es que en las dos Administraciones pasadas han ido «pateando la bolita», sin llegar a buscar una solución al problema.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y enterate de todo