Opinión

TERCER PISO

Por  Tercer Piso

Presupuesto. El proyecto de Presupuesto de Egresos del Estado para el ejercicio fiscal 2020, que fue elaborado en conjunto entre el Ejecutivo y Legislativo, que habían llegado a un acuerdo para aprobarlo para evitar los conflictos que ocurrieron el año pasado, excluyó rubros que fueron peticiones del Congreso, por lo que el grupo parlamentario de Morena planea hacer reasignaciones presupuestales. De acuerdo con la coordinadora morenista, Graciela Domínguez Nava, a pesar de haber sostenido diversas reuniones con el secretario de Administración y Finanzas, Carlos Ortega Carricarte, se dejó fuera del presupuesto a los grupos de desplazados por la violencia, el Protocolo Alba, para el pago de deudas con el Instituto de Pensiones del Estado de Sinaloa (IPES) y el programa de desazolve para el sector pesquero. Al final no se cumplió el acuerdo, y ahora los diputados locales buscan de dónde cortar recursos para asignarlos a estos rubros excluidos.

Evasivo. Vapuleado, a la defensiva y soberbio —como siempre—, el alcalde de Ahome, Guillermo «Billy» Chapman, reapareció en público tras dos días de estar agazapado «rumiando su coraje» por la sentencia del Tribunal Electoral del Estado de Sinaloa, que lo encontró culpable de violencia política en razón de género en contra de la síndica procuradora Angelina Valenzuela Benites. Al asistir a los festejos del 18 aniversario de la UAIM, en donde estuvo el gobernador Quirino Ordaz Coppel, no quiso fijar su posicionamiento porque, según él, esos casos legales no los litiga en los medios, sino en los tribunales. La respuesta es lógica de Chapman, porque es su conducta evadir los temas que lo vuelven «prisionero mental» de casos que lo incomodan y que reviven la posibilidad de que el Congreso del Estado le inicie el juicio político que volvieron a desenterrar los líderes de las organizaciones civiles de Ahome. Sin embargo, las acciones hablan por él: ya ordenó a su director jurídico, Jonathan Gutiérrez Palomares, recurrir al recurso legal al que haya lugar para no cumplir con la sentencia de pedirle disculpas públicas a la síndica procuradora.

Y ni quien les ayude. En Escuinapa, donde gobierna el morenista Emmett Soto Grave, se augura una severa crisis social durante el 2020. El sector agrícola y pesquero, las dos principales actividades que sostienen la economía de ese municipio, se reportan afectadas por las bajas producciones. Las organizaciones ribereñas registran apenas 15 kilos de camarón por panga en cada jornada, y algunas se han adelantado a declarar un fracaso a la temporada. El sector agrícola, por su parte, prevé una reducción de casi el 50 por ciento en la producción de algunas variedades de hortalizas, como el chile picoso. Todo esto augura una pérdida de empleos.

Sin reflectores. La que desde hace más de un mes está manejando un perfil muy bajo y se ha mantenido lejos de los reflectores es la diputada local Flora Miranda Leal desde que renunció a Morena y quedó como independiente, quizá por evitar cuestionamientos o tal vez porque está replanteando su estrategia política. Lo que es un hecho es que no se le encuentra por ningún lado. De hecho, ni siquiera se le ha mencionado en la obra del nuevo Centro de Justicia Penal para Guasave y Sinaloa, siendo que previo a los acontecimientos de la ruptura con Morena traía pleito encarnizado con la alcaldesa Aurelia Leal, ya que ambas estaban tratando de llevarse las palmas por la gestión. A ver hasta cuándo y en qué condiciones hace su reaparición, porque cuando menos en Guasave desde hace semanas no se le ve en eventos públicos.

¿Y la solidaridad? En precarias condiciones laborales ejerce su trabajo personal del programa Paimef, en los Institutos de Mujeres en cinco municipios de Sinaloa, de los cuales tres pertenecen a la región del Évora. La respuesta hasta el momento es que no hay presupuesto federal, y así han trabajo desde el mes de octubre, sin salario. Ante esta situación, las dirigentes de los institutos en los municipios se lamentan, pero no han alzado la voz en solidaridad de sus compañeras para que de una u otra manera se atienda esta situación, que además de ser una injusticia para las empleadas, repercute en la capacidad de combate a diversas formas de violencia que se ejercen a diario contra las mujeres. Por mencionar un ejemplo, la violencia intrafamiliar ocupa uno de los índices más alarmantes en delitos en el estado, pero ¿cómo se puede avanzar en atender los diversos problemas si quienes se dedican a la prevención y atención de la población femenil no han recibido ni un solo peso de salario desde hace casi cuarenta días? La directora estatal del Instituto Sinaloense de las Mujeres, Araceli Tirado, tiene que actuar y hacer lo propio ante las instancias correspondientes y demostrar su compromiso con las mujeres.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo