Opinión

Coronavirus tiene a sinaloenses entre la espada y el contagio por ir a trabajar

TERCER PISO

Por  Tercer Piso

Aspectos del nuevo Hospital General de Culiacán.(Foto: El Debate)

Aspectos del nuevo Hospital General de Culiacán. | Foto: El Debate

Camas COVID-19. Mientras el Gobierno del Estado se prepara para poner en marcha el Plan de Reactivación Económica y Social, las camas en los hospitales públicos que estaban en funcionamiento en Culiacán se agotaron, por eso la Secretaría de la Defensa Nacional inició la operación del nuevo Hospital General, que atenderá exclusivamente a pacientes con COVID-19. De inicio, contará con treinta camas y un área de terapia intensiva, y funcionará de esta manera mientras dure la emergencia sanitaria. También está lista un área con 24 camas que fue construida en el estacionamiento del antiguo Hospital General. Si bien Culiacán mantiene una tendencia a la baja en casos y decesos por coronavirus, sigue siendo el epicentro de la pandemia en Sinaloa.

Dicho y hecho. Muy pocos creyeron el resultado de la Auditoría Superior del Estado tras la revisión que hizo de la adquisición de las ambulancias por el alcalde de Ahome, Guillermo «Billy» Chapman, pues —según este— no fue encontrada ninguna irregularidad en la operación. Algunos ahomenses atribuyeron el resultado más a que fue arreglado, a que a Chapman lo siguen apoyando desde el más alto nivel del Gobierno estatal, como en la investigación de la acusación de amenazas que interpuso en su contra la síndica procuradora Angelina Valenzuela, en que salió a relucir que la averiguación del Ministerio Público fue mutilada para favorecerlo. Dicen que hay muchos elementos para que el resultado de la investigación del caso de las ambulancias hubiera sido todo lo contrario a como fue resuelto, pero fue preconcebido a modo del alcalde. Más allá del resultado oficial, la percepción ciudadana es otra que en su momento se dio cuenta de lo burdo del caso.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

En lo oscurito. En Mazatlán, la Administración que encabeza el morenista Guillermo Benítez Torres parece estar aprovechado la alerta sanitaria por COVID-19 para llevar a cabo las sesiones de cabildo bajo toda discrecionalidad. No solamente no son anunciadas las sesiones, sino que tampoco son trasmitidas, solo son boletinados aquellos temas que le conviene difundir a la Administración municipal. Los periodistas de la fuente ya se quejaron del asunto, pero ni una disculpa hay.

Insuficiente. Nada en gracia les cayó a los productores agrícolas de Guasave el anuncio que hiciera el Gobierno federal de aumentar el estímulo por tonelada de maíz de 289 pesos con 90 centavos a 359 con 69 centavos. Esto porque aun así no sería cumplido el precio piso de 4 mil 150 pesos que comprometió el Gobierno federal hace ya un par de meses. Por desgracia, el precio que en ese entonces tenía el básico en el mercado era muy bueno, y era poco lo que tenía que poner la federación para que llegaran al monto pactado; sin embargo, las condiciones fueron a la baja, y a la hora de sacar números seguramente notaron que es mucho lo que se tiene que desembolsar para dar cumplimiento a lo esperado. Habrá que ver qué sucede en los próximos días, pero algo está claro: están buscando la forma de hacerse escuchar.

¿Dónde están los resultados? Tras más de tres meses de que culminaron las fiestas carnestolendas de Guamúchil, el tesorero René Valenzuela aún no da a conocer si hubo ganancias o pérdidas en esta ocasión, pues al parecer, aprovechando la situación de la pandemia, las autoridades locales no han movido este tema para nada, y a estas alturas es tiempo de que la ciudadanía está a ciegas en el tema financiero de las fiestas del Carnaval Guamúchil 2020. Ni el alcalde Carlo Mario Ortiz Sánchez ni René Valenzuela han dado a conocer la situación, lo que se supone ya debería estar aclarado.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo