Opinión

¿De qué han servido los diputados federales a los pescadores de Sinaloa?

TERCER PISO

Por  Tercer Piso

Aspectos de un campo pesquero en Sinaloa(Foto: El Debate)

Aspectos de un campo pesquero en Sinaloa | Foto: El Debate

Triunfo. Los productores sinaloenses lograron un triunfo importante, y dos días después de las manifestaciones por todo el estado, finalmente obtuvieron una respuesta favorable del organismo federal Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex), que cedió a las demandas de los agricultores y modificó la mecánica operativa para garantizar los 4 mil 150 pesos por tonelada de maíz, porque inicialmente no consideró la volatilidad de los precios internacionales del grano ni el tipo de cambio, a consecuencia de la pandemia del COVID-19. Esta decisión fortalece al sector agrícola sinaloense, que ha estado muy unido para las gestiones y las medidas de presión ante el Gobierno federal; y será un sector importante el próximo año en las campañas y en las urnas.

¿De qué ha servido? Tres de las seis secretarías de la Comisión de Pesca en el Congreso de la Unión y otras tres titularidades son ocupadas por diputados sinaloenses; pero eso de poco le ha servido al sector pesquero de la entidad. Cada año ha visto reducido el presupuesto para programas de apoyos, proyectos productivos y financiamiento. Lo último fue la desaparición del subsidio al diésel marino. Mientras los armadores y las organizaciones ribereñas promueven un movimiento para que se restablezca ese financiamiento, desde el Congreso de la Unión levantó la voz la diputada sinaloense Olegaria Carrasco para justificar el recorte. Dijo que el subsidio a los combustibles era injusto e inequitativo, pues únicamente beneficiaba a los grandes pescadores, y dejaba sin apoyos al sector social. Es obvio el descontento causado por la declaración, y por principio de cuentas es desconocida por la Unión de Armadores del Litoral Pacífico, cuyo líder, Jesús Omar Lizárraga, ya dijo que de pesca la legisladora no sabe nada.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

Las dos 4T. Lo que impide el avance en el campo en este nuevo Gobierno es que hay dos 4T: la del presidente Andrés Manuel López Obrador y la de los mismos de ayer. Esa es la conclusión del presidente de la Sociedad Nacionalista para el Fomento de la Transformación y Desarrollo, Joaquín Montaño Yamuni, que justificó la manifestación de los productores de maíz y de trigo a lo largo y ancho de la entidad por lograr precios justos a sus cosechas. El exsenador ahomense le cargó la mano a uno de los de la 4T de los mismos de ayer, el secretario de Agricultura, Víctor Villalobos, porque no mete en cintura «a una minoría rapaz» de industriales y empresas transnacionales que se llevan grandes dividendos a costillas de los productores. Es claro que quiere poner a salvo a la otra 4T, López Obrador, pero algunos dicen que no le salen las cuentas, porque este es el responsable final de la política en el campo.

Sin atención. Resulta increíble que en medio de esta difícil situación que enfrentan los guasavenses con la pandemia del coronavirus, no haya en el municipio un sitio disponible, fuera del IMSS y del Hospital General, donde puedan ser atendidos otros padecimientos, pues hay expresiones ciudadanas que señalan que no hay médicos que quieran brindar atención a reserva de que lleven un diagnóstico donde se establezca que no son portadores de dicha enfermedad. De igual manera, empiezan a escasear algunos medicamentos que son exclusivos para el COVID-19, y mientras tanto la situación se torna más crítica con quienes no quieren acudir a los servicios de salud de las instituciones ya mencionadas. Viendo por todo lo que están pasando muchas personas, ojalá se genere más conciencia de parte de la población y de esta manera la piensen dos veces antes de salir a la calle.

¿Y la calidad? Apenas cumple quince días la entrega que hiciera el gobernador de Sinaloa, Quirino Ordaz Coppel, de la obra de rehabilitación de la segunda etapa del colector Ferrocarril, que tuvo una inversión de 15 millones 80 mil pesos, cuando ya le empiezan a hacer mejoras debido a algunos daños estructurales que han surgido en algunos puntos de la obra. La mala calidad de los materiales utilizados en algunas obras son parte del antecedente que precede a las obras entregadas al municipio de Salvador Alvarado. Por ejemplo, de la ampliación a cuatro carriles de la carretera entronque Angostura al dique que presentó algunos fallas, nadie dijo nada, y no hubo ni por qué incomodar a la constructora. Lo que sin duda vale la pena poner sobre la mesa es pedir que por lo menos la calidad de las obras sea una prioridad para las autoridades, y como órganos rectores exigir en este tema con mayor puntualidad.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo