Opinión

Le pesa a Morena la toma de protesta de Roxana Rubio

TERCER PISO

Por  Tercer Piso

Le pesa a Morena la toma de protesta de Roxana Rubio(Foto: Cortesía)

Le pesa a Morena la toma de protesta de Roxana Rubio | Foto: Cortesía

La disputa en el Congreso. Dice el dicho que no se le puede pedir peras al olmo, y precisamente aplica esta vez, como en muchas otras, al interior del Congreso local de Sinaloa, donde integrantes del grupo mayoritario, Morena, patalearon porque la presidencia de la Mesa Directiva estaba ya consensuada para la diputada panista Roxana Rubio, cuya filiación política es considerada una afrenta por uno que otro morenista. Si bien tienen derecho al pataleo, como todos, la realidad es que hoy que ostentan el poder se sienten mareados y quieren, no todos, que al interior del recinto se haga su santa voluntad, bajo el amparo de ser mayoría. Se les olvida que la presidencia, tal como ocurrió en la Cámara de Diputados federal, debe ser rotada. Ya en su momento la presidió el PT; luego el PRI. La diputada Victoria Sánchez afirma que el panismo es la encarnación de la corrupción, del cinismo y de la traición a la patria, por lo que votó en contra de esta decisión.

Solo para lucirse. A los diputados morenistas les llovió en su milpita tras su segundo informe de labores. Esto porque desde que empezaron, como el legislador ahomense Juan Ramón Torres Navarro, hasta que terminaron, centraron su mensaje en la transparencia y en el combate a la corrupción. Sin embargo, dicen que Torres Navarro, Graciela Domínguez y demás «les echan mucha crema a sus tacos». Es de lo que menos deberían de hablar, porque ya algunos, entre ellos el presidente de Vigilantes Ciudadanos por la Transparencia en Sinaloa, Guillermo Padilla Montiel, los ha exhibido de incurrir en opacidad y en presuntos malos manejos de los recursos económicos. Para salir al paso, el secretario general del Congreso, José Antonio Ríos, salió con un remedo de informe público de las bancadas, pero con la intención de lavarle la cara a los morenistas, que ahora con su informe legislativo trataron de limpiarla por completo. Lo malo que solo es en el discurso, dicen.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Optimismo. Las prospecciones que ha dado a conocer la Secretaría de Turismo de México mantienen entusiasmados a los sectores hotelero y de servicios de Mazatlán. Esto debido a que en reciente desglose hecho por el titular de la dependencia, Miguel Torruco Marqués, el puerto sinaloense destaca dentro de los reportes de la reactivación económica. Hasta septiembre, Mazatlán reportaba un promedio de ocupación del 43 por ciento, muy superior al 21.7 por ciento que es la media nacional. De mantenerse este comportamiento, Mazatlán cerraría con una ocupación del 65 por ciento, arriba de destinos de primera clase mundial, como Cancún, Puerto Vallarta y Los Cabos. Aunque hablando de porcentajes, todo es relativo: Mazatlán tiene menos cuartos de hotel que Cancún, y el mercado de Los Cabos es muy diferente al de Mazatlán. Esto hace confiar en una rápida recuperación de la actividad turística de Sinaloa en medio de la emergencia sanitaria por COVID-19.

Visita el Congreso. La alcaldesa de Sinaloa, María Beatriz León Rubio, se dio una vuelta ayer por el Congreso del Estado para acompañar a sus amigos, los diputados locales, en la sesión solemne para la apertura del tercer año de la LXIII Legislatura, donde la diputada Roxana Rubio, con quien presume una relación de amistad, asumió la presidencia de la Mesa Directiva del Congreso del Estado; y la diputada por el sexto distrito, Ana Cecilia Moreno Romero, la vicepresidencia. De lo que no hay duda es de que desde el Ejecutivo la alcaldesa sinaloíta ha tenido buen respaldo en cuanto a obras se refiere, y habría que ver si en el caso del legislativo hubo algún planteamiento en especial que hubiera llevado con ellos, que, por cierto —dicen—, que con el diputado Florentino Vizcarra no han sido muchos los apuros de los que los ha sacado, amén del pronunciamiento que hace poco hizo en tribuna para atender el serio problema que hay en infraestructura hospitalaria en Sinaloa municipio.

Pero no es campaña. No vaya a creer que el director de Atención Ciudadana de Desarrollo Administrativo del Gobierno del Estado, Óscar Camacho Rodríguez, y el alcalde de Mocorito, Guillermo Galindo Castro, siguen en rivalidad, menos imagine que andan recorriendo las comunidades y teniendo encuentros con la ciudadanía como si fuera campaña; ¡al contrario!, ellos lo único que andan haciendo es saludando gente, recordando como cuando fueron candidatos a la alcaldía. De plano, ambos personajes de Mocorito se adelantaron, asegurando que visitan amigos, y aparte aprovechan para reunir a todo el pueblo para entregarle apoyos con el pretexto de la pandemia de COVID-19, como carteras de huevos, despensas y otros artículos.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo