Opinión

La ruptura al interior de Morena es como un callejón sin salida

Tercer Piso

Por  Tercer Piso

Porfirio Muñoz Ledo y Mario Delgado(Foto: Debate / Reforma)

Porfirio Muñoz Ledo y Mario Delgado | Foto: Debate / Reforma

Callejón sin salida. La ruptura al interior de Morena es como un callejón sin salida. Sea cual sea el resultado, la división entre los diferentes grupos es muy marcada y difícil de sanar. Todo se ha agravado a raíz del resultado de la reciente encuesta del Instituto Nacional Electoral, con empate técnico, pero con ligera ventaja de Porfirio Muñoz Ledo, y tanto él como sus seguidores han manifestado su inconformidad y le han pedido a Mario Delgado que reconozca su derrota. Delgado ha tenido el apoyo de más legisladores y alcaldes en el país. Los morenistas terminarán muy divididos luego de este proceso interno, y eso podría debilitarlos para el proceso electoral 2020-2021, a pesar de que encabeza todas las encuestas electorales en estados, municipios y distritos.

El mensaje. Más tardó el gobernador Quirino Ordaz Coppel en anunciar ayer la desaparición del Instituto de Apoyo a la Investigación e Innovación y el Instituto de Desarrollo Social como ajuste por la falta de recursos que en surgir versiones de que Bernardino Antelo Esper y Antonio Castañeda recibieron la bendición para el 2021 en Ahome y Culiacán. Antelo Esper y Castañeda son los titulares de esas dependencias y de quienes es de sobra conocido de sus aspiraciones a las alcaldías de estos municipios; más del primero que del segundo, pero algunos coinciden en que van en el mismo paquete o, mejor dicho, en el mismo mensaje. Algunos ven la decisión como el primer movimiento que realiza el gobernador previo a las elecciones del próximo año. Ya se sabrá de los siguientes porque los ajustes seguirán, pero está por verse si tienen el mismo contenido o no para el 2021.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

No sale de una. Lo que es en el sur de Sinaloa, al director de la Comisión de Vivienda en el Estado, Salvador Reynosa, no le ha ido nada bien. La semana pasada tuvo que rendir cuentas frente al gobernador del estado, Quirino Ordaz Coppel, cuando en Escuinapa le cuestionaron la falta de calidad con la que se estaban construyendo las viviendas de familias damnificadas por el huracán Willa. Ayer, las familias desplazadas por la violencia en la zona serrana volvieron a manifestarse por enésima ocasión en la zona turística de Mazatlán. Exigen que el Gobierno estatal cumpla con el compromiso de dotarlos de pies de casas y viviendas donde iniciar de nuevo. Esto porque Reynosa los ha traído de fecha en fecha para iniciar el levantamiento de casas. La última ocasión dijo que sería en septiembre cuando los trabajos iniciarían. Ya estamos casi a mitad de octubre, y nomás no se ve trabajo alguno.

Sale en defensa. A propósito de la polémica que esta semana causó el tema de los fideicomisos públicos en la Cámara de Diputados, el legislador guasavense Casimiro Zamora Valdez hizo público su punto de vista sobre el tema; claro está, para defender el posicionamiento que asumió la bancada de Morena tras el dictamen que puntualmente propone la desaparición de dichos fondos, pero, según él, manteniendo la obligación de entrega de recursos entre las dependencias y los organismos, por lo que a nadie le recortarían los apoyos que actualmente reciben vía estos fideicomisos. Un ejemplo es el Fonden, que según la defensa de los diputados federales, la eliminación de dichos fideicomisos es porque han sido manejados, desde su creación, con opacidad y discrecionalidad, generando que no sean atendidas de manera expedita las situaciones de emergencias naturales, y los afectados no reciben en tiempo y forma la recuperación de su patrimonio. De quedar establecido así, como los representantes del pueblo han dispuesto, seguramente en el 2021 se tendrán resultados notables sobre el nuevo manejo que se dé a dichos recursos. Al tiempo.

A la espera del Congreso. Con el fallecimiento del alcalde de Salvador Alvarado, Carlo Mario Ortiz Sánchez, el cabildo nombró como responsable del despacho de presidencia a César Fredy Montoya Sánchez, quien nunca ha negado sus ilusiones de ser presidente municipal, lucha que ha mantenido viva tras terminar su periodo como diputado local, y que se avivó con mayor fuerza el pasado 30 de julio del 2019 cuando fue nombrado secretario del Ayuntamiento, luego de que se realizara el primer cambio en la Administración que dirigía Carlo Mario. Sin embargo, la decisión la tiene el Congreso del Estado, por lo que Fredy Montoya debe estar esperando con ilusión la decisión. Pero habrá que reconocer que no la tiene tan fácil, porque incluso cuando se rumoraba que el alcalde recién fallecido pediría permiso para buscar la diputación local, ya había varios moviéndose para ocupar la silla presidencial durante el periodo de ausencia, y del que se escuchaba con más ruido por debajo de las piedras era del oficial mayor José Antonio Gallardo, quien bajo el respaldo de varios políticos encumbrados se decía que podría ser una opción. Pero habrá que esperar, mientras no caiga la moneda.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo