Opinión

Disputas internas en el Partido del Trabajo en Sinaloa

TERCER PISO 

Por  Tercer Piso

Leobardo Alcántara Martínez, dirigente estatal del partido y miembros del Partido del Trabajo en Sinaloa.(Debate)

Leobardo Alcántara Martínez, dirigente estatal del partido y miembros del Partido del Trabajo en Sinaloa. | Debate

¡Hay tiro! El comisionado estatal del Partido del Trabajo (PT), Leobardo Alcántara Martínez, dio el primer golpe en una pelea contra el diputado Mario Rafael González Sánchez, a quien acusó de realizar una reunión, sin validez ni consentimiento del partido, con el precandidato de Morena a la gubernatura, Rubén Rocha Moya, en la que, según, se definirían candidaturas. Luego, en el segundo round, el aludido «amenazó» con acudir a la Fiscalía General de la República a denunciar a Alcántara Martínez por la supuesta venta de candidaturas petistas y por tráfico de influencias, entre otras cosas. De pasada, el legislador «soltó un jab» al recordarle la denuncia por acoso sexual hacia una militante en Ahome. En el tercer asalto, el dirigente del PT «conectó un gancho al hígado» al dar a conocer que González Sánchez será requerido por la Comisión Nacional de Justicia y Garantías para que presente pruebas en su contra, a la vez que lo acusó de malagradecido, pues se sabe que ya se registró en Morena para contender por el distrito 6. Por lo pronto, el tiro está cantado, y ya se verá cuántos rounds más habrá en esta contienda.

Contraproducente. Previo a la inauguración de la Serie del Caribe en Mazatlán, el gobernador del estado, Quirino Ordaz Coppel, argumentaba que la fiesta deportiva servía como un elemento para proyectar a Mazatlán como destino y mejorar la imagen de Sinaloa. Sin embargo, no todo ha resultado así. Las imágenes del estadio Teodoro Mariscal con el graderío lleno han generado críticas difundidas en medios nacionales y cuestionamientos serios sobre lo poco conveniente que resulta un evento masivo de esa naturaleza, en momentos en los que la alerta sanitaria por la pandemia del COVID-19 se eleva en el país.

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Leer más: Desde zona Covid-19 médico observa la inaguración de la Serie del Caribe

Desconfianza. ¿El aspirante priista a la gubernatura Mario Zamora Gastélum puede arreglar las cosas que muchos aseguran le es desfavorable tras desbaratar los acuerdos que el gobernador Quirino Ordaz Coppel había hecho con los grupos de poder en torno a las candidaturas a las alcaldías? Esa es la pregunta que algunos ahomenses quisieran que fuera respondida de manera afirmativa; pero por más que quieren forzar la realidad, no les da. A estas alturas, todo indica que las condiciones adversas que creó el propio Zamora Gastélum al desplazar en las últimas horas al gobernador y a los grupos de poder en los municipios no tienen reversa, tanto que se reflejarán en las urnas el 6 de junio. Todo por tomar el poder antes de tiempo. Dicen que ya Ordaz Coppel se puso en alerta. Es lógico: si Zamora Gastélum hace eso ahorita, que aún no gana la elección, ¡qué no irá a hacer si llega! El problema real es que no solo el gobernador, sino los grupos de poder en los municipios son fundamentales para ganar la elección.

Leer más: Se rompe alianza PRI-PAN-PRD en Ahome; Ariel Aguilar va solo por la alcaldía

Queda sin nada. El síndico de Juan José Ríos, Jaime Heredia Valdez, anda muy molesto con directivos del PRI, porque a la hora de repartir candidaturas lo dejaron sin nada, y ahora anda amenazando con que buscará que otra fracción lo apoye y llevarse para allá el respaldo de la gente de su comunidad. Ayer ya se reunió con la diputada local Flora Miranda, y asegura que si ella es la candidata de Morena a la alcaldía de Guasave, se subiría a ese proyecto, pero la realidad es que ni uno ni otro tiene nada seguro, y como los priistas no han levantado la mano aún para negociar con Heredia Valdez, su postura podría quedar en puro berrinche y digerir finalmente su coraje.

¿Regresando el favor? Tras el anuncio de la diputada Elva Margarita «Magaly» Inzunza de que ella era la indicada del PRI para participar en la búsqueda de la alcaldía por Salvador Alvarado, muchas fuerzas internas del partido mostraron su inconformidad, que incluso algunas llamadas insistían en el número del gobernador Quirino Ordaz Coppel, pero hubo una la cual no pudo dejar de contestar, aseguran, y fue la de David López Gutiérrez, quien de nueva cuenta habló a favor de su cuñada y ahijada política Liliana Cárdenas Valenzuela. Tras lograr la aprobación, se montó el registro de última hora con la declinación de un candidato que de por sí ya estaba fuera del proceso debido a que se había elegido una mujer en la posición por la alcaldía de Salvador Alvarado, pero que sin duda hizo regresar la confianza de todos los priistas al aspirante a la presidencia Leobardo López Montoya tras su declinación.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo