Selecciona tu región
Opinión

TERCER PISO

Por Tercer Piso

-

Rocha Moya no da el Grito, pero también hace ruido. Tremendo revuelo generó el gobernador electo, Rubén Rocha Moya, quien, durante la noche de la celebración del Grito de Independencia en Palacio de Gobierno, reafirmó que ya entró en pláticas con el fiscal general del estado, Juan José Ríos Estavillo, para, en buenos términos, “llegar a un acuerdo” de un cambio anticipado en la titularidad de este órgano autónomo. Ahí también, en el festejo, reveló que ya hizo la invitación a la excandidata de Fuerza por México a la gubernatura, Rosa Elena Millán Bueno, para que se integre a su Administración, que empieza el 1 de noviembre próximo. Eso sí, adelantó que no será en una Secretaría, porque esas ya las tiene prácticamente cubiertas, pero sí en una Dirección General, pues afirma que la expriista es una mujer muy experimentada en el servicio público. Recordemos que Millán Bueno tiene experiencia en el ejercicio legislativo y ejecutivo, pues además de haber sido diputada federal y local, ha sido secretaria de Desarrollo Social, directora del Seguro Popular y también directora del Registro Público de la Propiedad y del Comercio en la entidad. En su momento, Rosa Elena confirmó algún acercamiento, y las declaraciones del morenista hoy lo reafirman.

Sin futuro claro. En tanto el Gobierno de México no resuelva el veto impuesto por los Estados Unidos al camarón nacional, la situación del sector pesquero seguirá siendo incierta. Desde mayo de este año, el camarón mexicano no puede ingresar al mayor mercado del mundo por errores y omisiones de la flota camaronera en el uso de excluidores de tortugas. La Conapesca, que dirige Octavio Almada Palafox, presume que las inspecciones para la correcta instalación y uso de los excluidores ya iniciaron desde el 10 de septiembre en Sonora. Pero aún falta por definir la inspección de los representantes norteamericanos. Si esta se retrasa, afectará la actividad pesquera y la comercialización de la producción, sea poca o mucha.

En apuros. El que dicen que anda superapurado para el 1 de noviembre, incluso para la entrega-recepción el 1 de octubre, en busca de quién lo acompañe en su gabinete, es el alcalde electo de El Fuerte, Gildardo Leyva. Aunque ya tiene algunos nombres confirmados, no ha querido soltar prenda. Se supo que al sucesor de Nubia Ramos le faltan todavía los titulares más importantes para el pueblo mágico:  Tesorería y Junta de Agua. ¡Imagínense! Y es que está para pensarse mucho quién va a querer ese compromiso si el periodo que se va tiene la cuenta pendiente con CFE y se acaba como empezó: con los mismos problemas con el agua y dinero. Ya muchas comunidades han hecho presión de mil maneras para que se les solucione la falla en el vital servicio, pero nada. No han pagado la deuda con Comisión Federal de Electricidad y, con esos antecedentes, dicen que apenas un político muy valiente le pudiera entrar.

Ardua tarea. El alcalde electo de Guasave habló sobre el caso de la Jumapag, la cual en esta Administración ya tuvo tres gerentes, quienes han ido y venido, pero ninguno pudo poner orden en ese barril de pólvora en el que se ha convertido la paramunicipal. Martín Ahumada Quintero señaló que cuando les hagan la entrega de la misma, verán punto por punto los problemas y necesidades que tiene, incluso no descarta la posibilidad de recibir el apoyo del Gobierno del Estado para resolver esa problemática, la que considera que no es misión imposible, pero es una de las áreas más complicadas, en la cual tendrán que actuar con mucha calma, disciplina y orden para realizar una evaluación disciplinada para ver qué harán para rescatarla de una buena vez, además de que también tendrá que ver mucho con la persona que ponga al frente, que deberá ser alguien con amplios conocimientos en temas administrativos, porque si ponen a un político ahí, las cosas, en lugar de mejorar, se podrían poner aún peor.

El grito que no se escuchó. Mientras en la cabecera municipal de Mocorito se llevó a cabo un evento en forma, aunque sencillo, para conmemorar los 211 años del Grito de Independencia, el cual fue transmitido por redes sociales y solamente acudieron funcionarios, la inconformidad del pueblo de Pericos no se hizo esperar y las críticas hacia el presidente municipal, Jesús Guillermo Galindo Castro, comenzaron a circular también a través de redes sociales, y es que hubo una serie de comentarios reprochando al primer edil que en una sindicatura tan importante como la ubicada en la zona sur del municipio no les llevaran ni siquiera un espectáculo de fuegos artificiales para conmemorar esta importante fecha, en cambio, en la presidencia municipal hasta mesa de bocadillos hubo para los asistentes, por lo que en Pericos se quedaron solo con las ganas de dar el Grito.

Síguenos en