Selecciona tu región
Opinión

TERCER PISO

Por Tercer Piso

-

Estrada Ferreiro elude responsabilidades. Ante el rosario de observaciones que la ASE hizo a la cuenta pública 2019 del Ayuntamiento de Culiacán, el alcalde Jesús Estrada Ferreiro culpó a la exdiputada Graciela Domínguez, a quien le adjudicó haber armado el dictamen como expresidenta de la Comisión de Transparencia en la legislatura saliente. “Quién más tiene la culpa si ella hizo el dictamen, ella lo dejó hecho, ella hizo todo el manejo para que lo votaran nada más y no diera tiempo de modificar nada. Pero no quiero entrar en polémica con esa persona que ya salió, voy a ir a pagar una manda porque ya salió”, ironizó en su intento por desviar la atención. Luego aseguró no tener nada que andar justificando ante el Congreso, aunque admitió que justificará algunas dudas pero ante la ASE, pero nada que le preocupe. Sobre los 87 mil pesos que le observaron por consumo de alimentos sin factura, dijo que no es una cantidad como para hablar de un fraude, que “antes se gastaban millones la bola de corruptos en restaurantes, y no solo eran consumos sino invento de facturas”. A los dioutados reelectos y que, según él, lo siguen fregando, les mandó decir que “o se alinean o nos alineamos todos”.

Se caen las caretas. Más de 50 millones de pesos andan volando en el primer año de Gobierno del exalcalde de Ahome, Guillermo “Billy” Chapman, por lo que la cuenta pública no fue aprobada. Los diputados de la Comisión de Fiscalización del Congreso del Estado llegaron filosos: eso también pasó para el Gobierno de Choix, del morenista Omar Gill Santini, y de El Fuerte, de la priista Nubia Ramos. A Chapman le sacaron que alrededor de 49 millones de pesos de recursos federales no los ejercieron pero ¡no los regresaron a la federación!. Hay otros gastos, como uno de 324 mil pesos que no comprobaron en qué lo hicieron. Igual pasó con 40 mil pesos en boletos de avión y hospedaje para un evento del presidente de la República. Algunos ya saben el motivo por el cual Ahome está como está. Además, el 80 por ciento de la obra pública se hizo por asignación directa. Y eso es solo el primer año.

Lo esperan. Como si estar ausente cuando los mazatlecos padecen los embates directos del huracán Pamela no fuera suficiente polémica, el alcalde Luis Guillermo Benítez Torres tendrá que explicar, a su regreso de Texas, el subejercicio que por más de 130 millones de pesos reportó la Auditoría Superior del Estado. La dependencia también reportó en su último informe que la Administración del morenista pagó también 50 millones de pesos en sobresueldos para los regidores. Hay que recordar que el presidente municipal de Mazatlán partió rumbo a Texas para concretar un hermanamiento con la ciudad de Mission, cuando el azote del huracán Pamela era inminente.

Culpa de la tecnología. En rueda de prensa para tocar el tema de las observaciones realizadas por la ASE a la Administración, el tesorero municipal y el oficial mayor de Guasave justificaron que los sobresueldos que se señalaron son culpa del software que fue heredado desde el 2008 y que, pese a avisar al proveedor, no se ha solucionado. Dijeron que ya ha sido observado los años anteriores, y aseguraron que el concepto de ‘riesgo de trabajo’ es una estrategia para completar los sueldos de esos funcionarios y que es permitida por la Ley del Seguro Social. Por otro lado, indicaron que las observaciones realizadas están desfasadas y no son correctas, además de que, supuestamente, llevan ya solventadas entre el 80 y el 90 por ciento. La molestia del tesorero al tocar este tipo de situaciones es evidente y prácticamente dijo que la ASE no se manda sola.

¿Qué está pasando? Ya se acerca la celebración del tradicional Día de Muertos, y se hace más frecuente la visita a los panteones para la limpieza y reparaciones en tumbas. En el marco de esas labores, en el panteón de la localidad de Potrero de los Sánchez, en Mocorito, se encontraron con una sorpresa espeluznante al ver que en una tumba se veían gavetas abiertas y se asomaban el extremo de cuatro ataúdes, lo que les causó conmoción y temor al no saber de qué se trataba ni por qué se había dejado así, al descubierto. Al indagar más sobre la situación, se pudo confirmar que al comisario de la comunidad no se le había notificado sobre este procedimiento, lo que encendió los focos rojos sobre el porqué y quiénes están haciendo estas exhumaciones clandestinas, por lo que el secretario del Ayuntamiento, Julio Medardo Serrano Soto, habrá de hacer lo correspondiente, al ser una de las  autoridades competentes para tomar cartas en el asunto sobre algo tan delicado como abrir tumbas sin autorización. Quedan muchas preguntas en el aire porque, al parecer, no es la primera vez que se detecta un caso similar en los camposantos.

Síguenos en