Opinión

Retorno y reelección en la CEDH

 PUNTO DE VISTA

Por  Teresa Guerra

Toma de protesta de José Carlos Álvarez Ortega como presidente de la CEDH de Sinalao(Cortesía)

Toma de protesta de José Carlos Álvarez Ortega como presidente de la CEDH de Sinalao | Cortesía

EL RETORNO DEL GENERAL. Con bombo y platillo, como si se tratara de un gran logro de la diplomacia exterior de México (que en cierta medida lo fue), así se presentó el retorno a México y la liberación en EUA del general Salvador Cienfuegos. Es sin precedente que el Gobierno estadounidense haya desistido de la acusación y retire los cargos contra el general, sobre todo por la gravedad de los delitos que se le imputaban, que, por cierto, desde el principio generaron dudas, porque a Cienfuegos se le acusaba de complicidad con el crimen organizado en el momento que fue titular de la Sedena; y los paradójico es que se le relacionara no con el cártel que mayor poder adquirió durante su mandato, ni con los altos mandos del narcotráfico en México, sino con una organización que perdió fuerza en el gobierno de Peña Nieto.

Lo que ha trascendido es que al interior de las Fuerzas Armadas se generó una rebelión por la detención del general, y que parte de sus integrantes y mandos altos no estaban en disposición de continuar en armonía la colaboración con la DEA; consideraban una traición la detención de quien fue el más alto mando del Ejército en México, sobre todo porque no veían sustento en las acusaciones y porque no se había informado al Gobierno de México del proceso que se seguía a Cienfuegos. ¿Será?

¡Bien! Te has suscrito a notificaciones

Configura y elige tus preferencias

Lo real es que el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, más que el fiscal Gertz Manero, se colgó la medalla, y que el presidente López Obrador, pese a que un principio se mostró acorde con la detención y dijo que si había más culpables al interior del Ejército debían investigarse, después rectificó al dimensionar el impacto que estaba teniendo al interior de las Fuerzas Armadas en México, por el temor que se les involucrara en la investigación de EUA, porque el Ejército de hoy es el mismo que el del Gobierno anterior, y los mandos actuales estuvieron bajo las órdenes del general Cienfuegos. ¿O no?

Falta ver qué pasa en México, pero lo más seguro es que la investigación no continúe y que termine archivándose el expediente. ¿Será?

REELECCIÓN EN LA CEDH. El desempeño de José Carlos Álvarez Ortega al frente de la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Sinaloa fue muy gris, sin logros, sin compromiso claro con las víctimas, sin una defensa destacada de los derechos humanos en Sinaloa, pese a que frecuentemente son vulnerados en la entidad los derechos humanos de los sinaloenses.

Sin embargo, en el Congreso del Estado decidieron aprobar su reelección, con base en una reforma de 2017, que había dado reversa a un logro de la sociedad civil, que preveía en el caso de la reelección la necesidad de volver a convocar a otros aspirantes y analizar a la vista de todos los sinaloenses el desempeño del presidente en funciones.

La reforma aprobada con anterioridad en el Congreso fue un retroceso y contradice las disposiciones que obligan a convocar abiertamente a otros aspirantes, porque permite que en privado se resuelva un asunto que es público, y que es de interés general de la ciudadanía, como es la evaluación del desempeño del presidente de la CEDH.

En lo oscuro, la Comisión de Derechos Humanos del Congreso opinó sobre el desempeño del titular, ni siquiera se conoció públicamente el informe del presidente, menos aún sus logros, porque no los tiene; y con ese dictamen favorable a la reelección, la mayoría del Congreso votó por su continuidad.

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo