Opinión

Discursos encontrados

PUNTO DE VISTA

Por  Teresa Guerra

SENTIDO CONTRARIO. Paradójicamente, en la semana donde más se han contabilizado casos confirmados y muertes por contagio de coronavirus, se hizo el anuncio por parte del Gobierno federal de la reincorporación a las actividades económicas, laborales y educativas, informando que sería a partir del 18 de mayo, partiendo primeramente en los 269 municipios libres de contagio que están en 15 estados de la República, mismos que fueron denominados “municipios de la esperanza”, según afirmó Graciela Márquez, secretaria de Economía. 

El plan de regreso a la “nueva normalidad”, según el Gobierno federal, sería gradual y ordenado, y parte del supuesto de que la jornada de sana distancia ha generado en el país un control y un aplanamiento de la curva de contagios.

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

El mensaje para el retorno gradual a las actividades productivas y laborales fue trasmitido el 13 de mayo, siendo contradictorio con los datos dados a conocer por la Secretaría de Salud del propio Gobierno federal, que contabilizaron hasta este jueves 14 de mayo 42 mil 595 casos de contagios confirmados y 4 mil 477 defunciones por COVID-19. Siendo la semana más difícil hasta hoy, ya que se han  acumulado más casos por día y con mayor letalidad, por eso es contradictorio hablar de control y aplanamiento de la curva de contagio, y del retorno en los próximos días a las actividades, como lo afirma la secretaria de Economía. 

Ojalá realmente estuviéramos en la salida de la pandemia de COVID-19 en el país, ya que todos deseamos volver a nuestras rutinas y actividades, pero los datos que se dan en el mismo Gobierno federal confirman que el riesgo de contagio ahora es mayor que nunca. ¿O no?

Aparte, por lo que se observa en otros países, los días críticos de la pandemia no duran únicamente una semana, Italia duró más de 3 semanas en la fase crítica, igual España, Estados Unidos, Inglaterra, Francia, Alemania, Brasil, por mencionar algunos países donde los contagios son muchísimos y las muertes también. Esperemos que en México no suceda igual, pero no hay ninguna base médica para suponerlo. ¿O no?

RELAJAMIENTO. Lo peor del caso es que la sociedad entienda mal el mensaje, y al escuchar a las autoridades hablar de reinserción laboral y productiva a partir del martes 18 de mayo, se relajen y crean que ya pueden salir de sus hogares. De por sí hay desesperación y cansancio en algunas familias y sectores, porque llevan más de 50 días paralizados (y algunos sin ningún ingreso) y tomarán de pretexto el discurso gubernamental para escapar al encierro que han mantenido en las últimas semanas.

Por ello mismo, ayer el subsecretario López-Gatell hizo un llamado a la ciudadanía para que no relaje las medidas de prevención, “ya que estamos en el momento más difícil de la primera ola de la pandemia”, reconociendo el mismo subsecretario que al haber anunciado la fase de desconfinamiento y de regreso a la nueva normalidad hubo un relajamiento y la gente salió a las calles.

El tema son los discursos encontrados y lo apresurado del anuncio de la reincorporación a la nueva normalidad, siendo paradójico que se haga en una de las semanas más críticas; aparte, en algunas localidades donde no había contagio se han presentado casos, y en otros, donde según había control, como en Nuevo León, se han sumado otros. Por ello, la mayor parte de los Gobiernos del mundo han actuado con cautela en las decisiones de reincorporación económica y social, priorizando el cuidado de la vida y salud. ¿O no?

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo