Opinión

Dilema e incertidumbre

PUNTO DE VISTA

Por  Teresa Guerra

Equipo de protección ante el coronavirus sobre un ataúd.(Foto: El Debate)

Equipo de protección ante el coronavirus sobre un ataúd. | Foto: El Debate

INCERTIDUMBRE. Si algo tenemos en este momento, es incertidumbre; además de miedo, dolor por la pérdida de salud y muerte de cercanos que ni siquiera pueden ser velados ni despedidos como se merecen y temor por los efectos adversos en lo económico. No sabemos, ni siquiera en el corto plazo, qué nos depara la vida. Nuestro futuro lo vemos en función de seguir con vida y con salud, tener lo suficiente para alimentarnos y seguir a salvo. No hacemos planes de viajes, porque no se puede, no hay grandes celebraciones, no hay encuentros sociales ni reuniones de grupo, todo es incierto. Y si bien las autoridades nos dicen que pronto volveremos a la normalidad, en nuestro interior, sobre todo en las familias que perdieron a un cercano, sabemos que nada será igual. 

Habrá un antes y un después de la pandemia, y muchos hogares seguirán en duelo, porque los que perdieron la batalla frente al coronavirus se fueron tan rápido, tan inexplicablemente rápido, que no ha habido ni siquiera calma para llorarlos y vivir el duelo. 

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

Las muertes en el mundo rebasan las 362 mil. Sólo Estados Unidos tiene más de 103 mil, y México, aunque sigue lejos de Inglaterra, Brasil, Italia, Bélgica, Francia y España, se ha colocado ya en la posición número 8 en el mundo por número de muertos a causa del coronavirus. Más de 9 mil hogares enlutados en el país de marzo a la fecha, y eso que no todos los fallecimientos por COVID-19 logran ser computados por falta de pruebas. Es una tragedia colectiva que aumenta el dolor y la incertidumbre.

No hay certezas, no hay planes a largo plazo, porque lo más importante, que es la vida y salud de nuestras familia, está en riesgo, y ello aumenta la inquietud, el miedo y la incertidumbre. ¿O no?

EL GRAN DILEMA. La mayoría de los países que han sido afectados fuertemente por la pandemia, y que registran el mayor número de contagios y muertes, como es el caso de EUA, Brasil, Inglaterra, Italia, España, Francia y México, entre otros, se debate entre seguir cuidando la salud de sus habitantes o reiniciar actividades comerciales y productivas, toda vez que la parálisis de las actividades económicas están generando también secuelas que perjudican a la población en sus ingresos.

El gran dilema es si priorizamos el cuidar la salud o cuidamos más la economía. Se supone que los Gobiernos y familias deben cuidar ambas, pero ahora parece que son incompatibles las dos cosas.

La situación de salud mundial es grave: cerca de 6 millones de personas han sido contagiadas y más de 362 mil han muerto por COVID-19, y sigue creciendo exorbitantemente el contagio y muerte. También en lo económico la situación es inquietante. A nivel mundial, se han perdido decenas de millones de empleos, grandes negocios siguen paralizados, sobre todo en el área de servicios y comercio.

En México, AMLO reconoció que hasta mayo se han perdido un millón de empleos en el sector formal, y eso sin contar que la mayoría no está registrado en el IMSS y que la mayor proporción está en la informalidad, lo cual duplica la pérdida de empleos.

Si bien es muy difícil lo que están viviendo muchas familias en lo económico, mientras haya vida, hay esperanza. Si la vida y la salud se pierden, todo se paraliza, porque la única pérdida irreversible es la de la vida. Así que lo que debemos cuidar más es la salud y la vida. ¿O no?

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo