Selecciona tu región
Opinión

El debate sobre fideicomisos

PUNTO DE VISTA

Por Teresa Guerra

-

DESAPARICIÓN DE FIDEICOMISOS. Subió de nivel la confrontación entre las  fracciones parlamentarias con motivo del debate sobre la desaparición de 109 fideicomisos, entre ellos el Fondo de Desastres Naturales, Fondo de Inversión y Estímulos al Cine, Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento, Fondo de Financiera Rural, Fondo Institucional de Conacyt, Fondo de Investigación Ambiental, Fondo para la Protección de Defensores de Derechos Humanos y Periodistas, entre otros. 

Los grupos que se oponían a la extinción de fideicomisos, entre ellos el PAN, PRI y PRD, tomaron la tribuna en la Cámara de Diputados, y hubo golpes y empujones entre legisladores del PAN, PRD y Morena, pero no pudieron frenar el acuerdo que tomó la mayoría de legisladores de Morena y el Verde, a efecto de que los más de 68 mil millones de pesos que se destinaban a los fideicomisos para apoyar a deportistas, artistas, científicos, defensores de derechos humanos y a la ciudadanía en casos de desastres, se concentren y manejen desde la Presidencia de la República.

Es real que pudo haber malos manejos de recursos en algunos de los fideicomisos, pero no en todos, y algunos son esenciales, como el Fondo de Desastres Naturales, los Fondos de Investigación de Conacyt, el Apoyo a Deportistas de Alto Rendimiento, a promotores de la cultura, del cine o defensores de derechos humanos que son exiliados de sus lugares por estar en riesgo su vida.

Lamentablemente, las carencias económicas que tiene el país han llevado a que se “rasuren” programas que son importantes y vitales. Además, para sustentar la propuesta de extinción de fideicomisos, se generalizó el calificativo de que todos los que eran apoyados por esos programas eran “vividores o bribones”, el propio presidente López Obrador señaló que los legisladores que se oponían a la desaparición de los fideicomisos estaban defendiendo a ladrones y gente deshonesta, con lo cual a todos los investigadores, artistas, damnificados, deportistas o defensores de derechos humanos, beneficiarios de algunos de esos programas, fueron colocados en la condición de corruptos.

La polémica fue intensa, entre “buenos y malos”, dependiendo del cristal con que se viera. Lo real es que primero se desaparecen los programas, y luego se prueba que hay corrupción, cuando debería ser al revés: acreditar la corrupción y castigar a los responsables de los desvíos de recursos, y posteriormente rediseñar o desaparecer los programas. ¿O no?

En el fondo, el problema es de dinero. No alcanzan los recursos para los programas prioritarios del Gobierno federal, y se consideró que al desaparecer 109 fideicomisos habría un poco más de dinero (más de 68 mil millones de pesos). El tema es que para hacerlo era necesario descalificar y señalar como deshonestos a beneficiarios de esos programas, aunque en algunos casos no sea así.

Lo peor es que los partidos políticos, que es donde hay más corrupción y deshonestidad, siguen recibiendo puntualmente sus prerrogativas. Contradicciones de la política en México. ¿O no? 

DEFINICIÓN EN PUERTA. Este fin de semana se definirá quién estará al frente de la presidencia de Morena; las apuestas se dividen entre Porfirio Muñoz Ledo y Mario Delgado. Hay quienes dicen que, más allá de la encuesta que aplicará el INE para definir, AMLO influirá en el veredicto final, y que el presidente tomó ya su decisión. Unos dicen que a favor de Muñoz Ledo, porque así estaría apoyando al grupo radical de Morena, y en particular a Claudia Sheinbaum. Otros opinan que su apuesta será por los moderados, con Mario Delgado como abanderado. ¿Quién será?

Síguenos en

Últimas noticias