Selecciona tu región
Opinión

Sobre las elecciones y corrupción

 PUNTO DE VISTA

Por Teresa Guerra

-

COMBATE A LA CORRUPCIÓN. La corrupción en México ha tocado muchas áreas de la función pública, y, sin duda, algunos de los 109 fideicomisos recientemente desaparecidos pudiesen haber sido corrompidos y sus dineros mal usados, pero las instituciones en sí mismas no son corruptas, los corruptos son las y los funcionarios que las encabezan y las integran. 

La figura jurídica del fideicomiso no es por sí fraudulenta, al revés, se constituyeron fideicomisos para evitar el manejo centralizado de dineros, sus fondos también son auditados y debe transparentarse el usos de sus dineros. Si se hizo fraude en ellos es porque hubo funcionarios corruptos que deben ser acusados y sancionados formalmente. Sin embargo, en el caso más sonado, que han sumado evidencias de malos usos de dineros, es en los proyectos que operaban con fondos especiales de Conacyt, que debieron usarse para desarrollar investigación y proyectos científicos, y que terminaron financiando a grandes empresas. Es verdad que eso es un uso indebido de los dineros públicos, porque las grandes empresas tienen dineros para autofinanciar sus proyectos. Sin embargo, en esos casos debe llamarse a cuentas también a Conacyt, porque desde esa instancia se permitió y autorizó el uso de los fondos, ya que desde esa institución es donde se evalúan proyectos y se autorizan los financiamientos de investigación.

Si se dio dinero a grandes empresas por proyectos de investigación, Conacyt es parte de esa red de corrupción, porque es desde ahí donde los comités evaluadores aprueban los proyectos a financiar, y ahí se decide a donde se van los fondos. Y la pregunta sería, ¿también se va desaparecer Conacyt?, y ¿van a destituir a su directora, María Elena Álvarez Buylla? Porque ella, según se documentó, fue una de las beneficiarias de los fondos de los fideicomisos que hoy se cuestionan, y ella encabeza la institución que fue promotora del mal uso de esos dineros. ¿O no?

Aunque si se trata de cuestionar dineros públicos que llegan a las grandes empresas y que convierten en subsidios indirectos al gran capital, uno de los programas actuales del Gobierno, Jóvenes Construyendo el Futuro, también indirectamente es un subsidio a grandes empresarios, ya que, con dineros públicos se está pagando a jóvenes que desempeñan trabajos para las grandes empresas. Aeroméxico, América Movil, Banco Azteca, Cemex, Coca Cola, Grupo México, Liverpool, PepsiCo, Inbursa, entre otras grandes empresas se benefician actualmente de fondos públicos, porque sin erogar un solo centavo, ellos emplean a jóvenes que son pagados con dineros del erario público. El fin de emplear a los jóvenes es bueno, pero igual termina siendo una modalidad de subsidio en mano de obra regalada para la gran empresa. ¿O no? 

RESULTADOS ELECTORALES. Los resultados electorales de Coahuila y de Hidalgo sorprendieron; es verdad que son entidades gobernadas por priistas, sin embargo, en 2018, en la elección federal, AMLO ganó en ambas entidades, así mismo Morena ganó la mayoría de los espacios del poder legislativo federal, sobre todo en Hidalgo, y se esperaba, como han sido los pronósticos, que Morena confirmara su fuerza. La división en el partido no les ayudó, tampoco la situación económica y el manejo de la pandemia. Es una lección que deben leer bien los aspirantes a la gubernatura en Morena Sinaloa. No será “pan comido la elección”; Sinaloa, al igual que Coahuila e Hidalgo mantiene un voto duro priista, y si no se cuida bien el proceso, los perfiles de candidatos, y siguen golpeándose entre sí en Morena, pueden debilitarse y perder espacios. ¿O no?

Síguenos en