Opinión

La pandemia y el debate político

PUNTO DE VISTA

Por  Teresa Guerra

POLÍTICA EN LA PANDEMIA. El debate político no ha cesado, unos se expresan a favor y otros en contra del Gobierno federal y de los mandatarios en los estados; en todos se cuestiona si han sido acertadas o no las medidas de los funcionarios para hacer frente a la crisis de salud pública, a la demanda de atención médica y hospitalaria, a la contención del contagio y letalidad por COVID-19, así como las secuelas sociales y económicas que la pandemia ha traído consigo.

A México no le ha ido bien, y han existido aciertos, pero más desaciertos en todos los niveles de Gobierno; de igual manera, algunas personas tampoco han contribuido suficiente para frenar el contagio y las decenas de miles de muertes que se han esparcido por todo el país. Ayer, México registró un máximo histórico al sumar 9 mil 556 casos en un solo día, acumulando 434 mil 193 contagios y 47 mil 472 defunciones. 

¡Ya estás suscrito a las alertas de noticias!

Ahora puedes configurar las notificaciones desde la campana

Las cifras hablan por sí solas, tener a nivel mundial el tercer lugar en número de muertes es una confirmación de que las cosas se salieron de control en el país en el manejo de la pandemia. Es verdad que no ayudan desde la ciudadanía, aquellos que propagan el virus sin cuidarse ni cuidar a su comunidad, pero también es cierto que el discurso de las autoridades ha sido contradictorio y confuso, manejando el color de los semáforos del nivel del contagio a discreción de la clase política, más urgidos por la necesidad de reactivar la economía, a pesar del nivel de emergencia alto, como lo confirman los datos diarios y máximos históricos de casos, como ayer.

De igual forma, ser uno de los países que menos pruebas de detección del contagio realiza, ha sido una observación internacional al manejo de la crisis por COVID-19 en México. Obviamente, al hacer menos pruebas de COVID-19, el subregistro de casos es mayor. 

LÓPEZ-GATELL EN LA POLÉMICA. No todo es culpa del subsecretario López-Gatell. Es real que para ningún país ha sido fácil manejar la crisis de salud que ha generado la pandemia, pero también es cierto que el subsecretario de Salud, pese a su alta preparación técnica, en muchas ocasiones motiva sus decisiones en razones políticas. No solo por el uso del cubrebocas que durante mucho tiempo negó su eficacia, al igual que de las pruebas de diagnóstico, así como subestimar que somos uno de los países con más médicos y enfermeras fallecidos, y con más pacientes que no llegan a un hospital y mueren en casa, sino porque al permitir que se reabrieran las actividades en lo alto de la curva de casos, se multiplicaron las muertes y casos. Y los fríos datos le dan en la cara al subsecretario: México es sexto lugar en casos y tercer lugar en muertes por COVID-19.
También es verdad que varios gobernadores no han hecho bien su trabajo, y que también los motivos políticos se anteponen en sus decisiones, así como las razones económicas. Es real también que los partidos opositores al Gobierno federal aprovechan los desaciertos para hacer campaña.
Y mientras la clase política debate entre sí, las tragedias y muertes en México aumentan. Cada vez son más las historias de jóvenes, adultos, mujeres y demás, que sufren por el contagio, gastan lo que no tienen y aún así no se sobreponen al coronavirus. La mayoría sale adelante, pero los muertos duelen, más cuando son decenas de miles en el país. ¿O no?

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo