Opinión

Petróleo y reconocimiento a Vizcarra

PUNTO DE VISTA

Por  Teresa Guerra

UNA BUENA. El descubrimiento del gran yacimiento petrolero en el Campo Quesqui de Huimanguillo, Tabasco, será oxígeno puro para la economía del país y para el Gobierno de López Obrador cuando empiece a producir; según el director nacional de Pemex, Octavio Romero Oropeza, se trata del “hallazgo de un yacimiento gigantesco con reservas de 500 millones de barriles de crudo”, y se está trabajando en otra reserva en el mismo lugar de Quesqui que pueda generar 700 millones de barriles de petróleo. 

Según las autoridades de Pemex, desde 1987 no descubren yacimientos de esa magnitud, y eso que a Vicente Fox las reservas adicionales de petróleo le salvaron literalmente la economía. Así que para 2021 se espera que los ingresos del petróleo alivien la presión que hay sobre la economía del país. Hay que recordar que desde hace más de una década el Gobierno de México perdió millonarios ingresos por la baja productividad petrolera, reduciéndose en más de un 44 por ciento la producción nacional, y que si no fuera por los ingresos del turismo y las divisas que vienen del extranjero, la situación de la economía nacional hubiera sido peor; ahora, de nuevo, el “oro negro” del país podría recomponer el gasto público y el bajo crecimiento económico que México ha tenido en los últimos años. ¿Será?

Además, es una excelente noticia para los planes del Gobierno de AMLO, porque el gasto público será más fácil sobrellevarlo, los programas sociales que emprendió son muy costosos, además, el yacimiento de petróleo recién descubierto queda en la región en donde se construye la refinería de Dos Bocas y el Tren Maya, proyectos estratégicos del Gobierno.

Esperemos que ayuden a dinamizar la economía de esa región, lo cual es urgente porque Tabasco es el  estado donde más ha venido retrocediendo la economía; según Inegi, desde años atrás va en caída  su crecimiento económico; con el mayor decremento del PIB, del 10 por ciento, y las grandes reservas del petróleo deberán aumentar el crecimiento del estado natal de AMLO y del país. Ojalá que así sea.

¿VIZCARRA, ALIADO DE LA 4T? En el Gobierno de Enrique Peña Nieto, Jesús Vizcarra era invitado de honor a Los Pinos, en las ceremonias más importantes de empresarios estaba siempre en primera fila, en los actos oficiales también; en aquellos años se decía priista; de hecho, contendió por el PRI a la gubernatura de Sinaloa en 2010, fue alcalde de Culiacán en 2007, secretario de Desarrollo Económico en 2005 y anteriormente diputado federal en 2003, todo al amparo del PRI.

En ese partido se formó, y por su poder económico siempre tuvo un rol sobresaliente, y porque invertía dinero en las campañas del PRI, se dice que monetariamente apoyó a Peña Nieto en su intento por ser presidente.

Sin embargo, pese a su pasado polémico y los cuestionamientos sobre el origen de su fortuna, sin dificultad se acercó al Gobierno de López Obrador y de la Cuarta Transformación; AMLO lo ha recibido ya como presidente, en una de sus primeras giras por Culiacán posó junto a él, y recientemente estuvo de invitado en un evento convocado por el senador Gómez Urrutia, en su Central Internacional de Trabajadores, y varios funcionarios del Gobierno de AMLO se desvivieron en elogiar a Jesús Vizcarra,  particularmente Yeidckol Polevnsky, que llegó al extremo de afirmar que Vizcarra era “comunista”, así como ella, con un gran “sentido social”, y que en años atrás se habían enfrentado a Vicente Fox. ¿Será?

No te pierdas las últimas noticias

Suscríbete a las notificaciones y entérate de todo